Corte y confección

Leonor cumple 10 años

Mariángel Alcàzar
Princesa Leonor

31 de octubre de 2015, 10:16

La princesa Leonor ha cumplido 10 años, una fecha redonda que celebrará en privado pero que el Rey ha querido marcar en el calendario entregándole el Toisón de Oro, la máxima distinción que entrega la Corona española. Nada cambiará, sin embargo, en la vida de una niña a la que sus padres desean educar en la normalidad, con el único principio básico de que, aun siendo diferente, es igual que otros niños de su edad.

No es fácil pero se intenta. La princesa Leonor no es una niña como otras, pero sí tiene derecho a atravesar la infancia y la adolescencia en un ambiente en el que no se sienta superior, por su posición, ni inferior porque, a fuerza de protegerla, la acaben aislando de sus compañeros y amigos.

Don Felipe ya atravesó el mismo camino por el que ahora tiene que transitar su hija. Ha cambiado alguna de las cosas que hicieron sus padres y también ha entendido que, otras, aunque le fastidiaran de niño, eran necesarias.

Leonor se parece a su padre, es una niña tranquila, reflexiva y de buen carácter. Sabe ya perfectamente cuál es su papel y que tiene el futuro marcado y así está siendo educada. De momento, las materias que estudia en el colegio Santa María de los Rosales son las mismas que las de cualquier alumno. Esta inscrita en clases de inglés, que  practica con su nanny  inglesa,  y esté año ha empezado a estudiar francés. Aunque en el colegio se imparten clases de chino, Leonor, contra lo que se ha dicho, no lo estudia. Los idiomas siempre han sido materia obligada para los reyes y príncipes, que durante siglos iban de un país a otro, por vía de matrimonio, y necesitaban conocer varios idiomas. Era parte de su formación básica y esa tradición sirve ahora para presentarse en todos los foros internacionales.

A Leonor le faltan aún algunos años para empezar a asistir a actos institucionales. De momento y, junto a su hermana Sofía, ha estado presente en las ceremonias de abdicación del rey Juan Carlos y en la de proclamación del rey Felipe, así como en los dos 12 de octubre transcurridos desde que su padre sucedió a su abuelo. Poco a poco, se irá incorporando, pero hasta que no cumpla 18 años es difícil que adquiera obligaciones institucionales. Sus estudios serán como las de cualquier  niño o adolescente hasta que llegue a la edad universitaria cuando se le preparará, como sucedió con el príncipe Felipe, un programa especial  para prepararla para el día en el que tenga que ejercer plenamente, primero como Princesa de Asturias, y en el futuro, como Reina. Estudiará materias de Ciencias Políticas, Económicas, Derecho y quizá también de Humanidades.   En todo caso, no podrá elegir nada que la aleje de su camino, no podrá ser ni médico, ni abogado, de modo que lo primero que  tiene que aprender es que  no tiene elección. Puede parecer difícil, pero no debe serlo para quien desde muy pequeña está siendo educada sin la posibilidad de elegir. Así es su vida, derechos pero también obligaciones.

De momento, aunque quizá ella no sea muy consciente, el Rey ha querido empezar a marcar el futuro de su heredera con la concesión del Toisón, el primero de sus atributos como princesa, un regalo de carácter simbólico con el que su padre ha querido honrarla.

Es una niña, tiene derecho a su infancia, pero sin olvidarse, nunca de que le espera un largo camino en el que habrá de asumir algunas renuncias. Lo hizo su padre y sobrevivió.

Loading...