Corte y confección

Las novias clónicas de Antonio Banderas, el marqués de Griñón y Richard Gere

Mariángel Alcàzar
Novias clónicas

Más Sobre...

Parejas famosos Novios

20 de febrero de 2016, 12:39

Estoy empezando a creer que existe un lugar donde se diseñan novias para famosos y además con un solo modelo, pues hay que ver lo que se parecen Nicole Kimpel, la actual compañera de Antonio Banderas; Esther Doña, la nueva pareja que se ha buscado Carlos Falcó, marqués de Griñón y Alejandra Silva, la última conquista de Richard Gere. No solo se parecen físicamente, ni feas, ni guapas, con el pelo largo y liso, buen tipo, una sosería a prueba de fotos, unos currículos llenos de incógnitas y datos incontrastables, y unos orígenes misteriosos. De verdad parecen haber sido diseñadas con el mismo molde. No sé, me da qué pensar, como si hubieran salido del mismo catálogo. Nicole Kimpel, además, tiene una hermana gemela, lo que facilitaría que Banderas siempre estuviera acompañado sin que los demás nos diéramos cuenta. Lo digo porque, según sus corifeos, Nicole es una exitosa asesora de inversiones pero no sé de donde saca el tiempo. Puede que sea verdad que iba moviéndose de fiesta en fiestas en busca del divorciado perdido.

Parece como si los caballeros citados hubieran puesto un anuncio pidiendo: “novia discreta para pasearme con ella en las revistas y para que me sirva de escudo para que todo el mundo crea que ya estoy colocado y no me mareen”. Y les hubieran facilitado a sus respectivas y aparentes parejas. Si los anónimos buscan pareja en las páginas de contactos por qué no pueden hacerlo los famosos, se evitan el cortejo cuerpo a cuerpo.

Ahora, Antonio Banderas, 56, y Nicole Kimpel, 35, han dado a conocer que, a partir de ahora, vivirán en el condado de Surrey, a treinta kilómetros al sur de Londres, un idílico paraje donde el actor malagueño tiene una casa prefabricada y ecológica que le ha costado 3,5 millones de euros que, curiosamente, comercializa el padre de Nicole. De modo que parece más un anuncio que un hogar. Allí se ha ido a vivir Antonio Banderas con Nicole Kimpel con quien dice no haber discutido jamás, lo que no sería de extrañar porque según todas las personas que han coincidido con la pareja, Nicole parece muda.

Carlos Falcó, marqués de Griñón, segundo marido de Isabel Preysler y padre de nuestra entrañable Tamara también tiene novia nueva, Esther Doña, con quien apareció, por primera vez en público el pasado 3 de febrero en la fiesta que convocó, en Madrid, por su 79 cumpleaños. Doña, de 42 años, que dice haber trabajado como modelo, era hasta ahora una desconocida que, al parecer, conoció al marqués en una cata de vinos y ambos se volvieron locos de amor. La diferencia de edad de la pareja es suficientemente grande como para que se dé la circunstancia de que Sandra Falcó Girod, la hija mayor del marqués de Griñón, tenga 8 años más que la novia de su padre e incluso Tamara Falcó Preysler tenga solo ocho años menos que su posible futura madrastra.

El trío de clónicas (cuatro si contamos a la hermana gemela de Nicole) se completa con Alejandra Silva, de 33 años, novia de Richard Gere, de 66, quien también surgió de la nada para convertirse en pareja del actor. Porque si algo más comparten Nicole, Esther y Alejandra es que eran unas auténticas desconocidas antes de dar con sus parejas; todas explican el primer encuentro como si respondiera a un guión preestablecido y además todas tienen preparado un currículo que se cae a poco que escarbes. No quisiera ser malpensada, pero todas parecen haber sido diseñadas por el mismo manager o haber colgado su idéntico perfil en una de esas páginas en las que la gente busca, e incluso encuentra, una pareja prefabricada.

Más Sobre...

Loading...