Corte y confección

La pasión española de Richard Gere

richard gere nueva novia alejandra silva

27 de junio de 2015, 08:00

Alejandra Silva, una desconocida de la que ahora se conoce casi todo, se ha convertido a sus 33 años en la nueva pareja de Richard Gere, de 66, que, como su propia edad indica, podría ser su padre. Ale, como la llaman sus amigos, madrileña de origen gallego, es hija del empresario y constructor Ignacio Silva que fue vicepresidente del Real Madrid en tiempos de Lorenzo Sanz, lo que facilitó su relación con el futbolista Roberto Carlos. Luego se casó (ella, no Roberto Carlos), con el estadounidense Govind Friedland, hijo de Robert Friedland, un magnate de la industria minera, con quien tuvo un hijo, Alberto, que ahora tiene 3 años. El matrimonio se separó pero ella, Alejandra, siguió gestionando el negocio familiar: un hotel llamado Villa Treville, ubicado en la localidad italiana de Positano en la Costa Amalfitana.

Separada y con un hotel al que suelen acudir rostros conocidos y personas bien relacionadas, Alejandra acabó coincidiendo con Richard Gere, separado, desde 2013, de su segunda esposa, Cary Lowell, madre de su único hijo, Hommer, de 15 años.

Alejandra se quedó prendada de Richard, un actor que fue el hombre más deseado del mundo tras su aparición en bolas en 'American Gigoló' pero que, últimamente, perdido entre Buda y su antipatía, tampoco es ninguna ganga, porque Richard Gere, que fue muy guapo, es muy, muy borde. Que se lo digan a Cindy Crawford, la modelo que fue su primera esposa y a la que, según malas lenguas, escogió por catálogo. Ella era la mujer más deseada de Estados Unidos y el quería apartar los rumores sobre su falta de virilidad.

Ya metido en lo del budismo, Richard Gere se casó por segunda vez con Carey Lowell, una actriz secundaria de la que obtuvo el divorcio hace solo un mes, tras vivir varios años separados y darle largas y refugiarse en sus meditaciones trascendentales para no cumplir con ella, según contaron los tabloides estadounidenses cuando dieron cuenta del proceso de separación. Se supo entonces, además, que la fortuna del actor ascendía a 100 millones de dólares (unos 90 millones de euros).

Dicho esto, mal está que a Alejandra se la denomine 'Pretty Woman', que como todo el mundo sabe es el título de una película en el que el personaje que interpreta Richard Gere primero contrata y luego se enamora de una prostituta de buen corazón que interpretó Julia Roberts. En este caso, los dos sacan partido. Él, porque reafirma su condición de galán y conquistador y ella, porque, aunque no era pobre, aumenta su nivel social y económico y, además, que por muy bonita que sea la costa Amalfitana, la chica sale de allí y se pasea con Gere por medio mundo.

En eso se parece a Nicole Kimpel, la novia de Antonio Banderas, que desde que se conocieron lo acompaña de la Ceca a la Meca. ¿No tendrán trabajo esas chicas? O, quizá, su trabajo es precisamente encontrar a alguien para que las quite de trabajar. 

Noticias relacionadas

Loading...