Kiko Rivera

Más Sobre...

Familias Madres famosas Hijos de famosos Polémicas de famosos Padres famosos

6 de julio de 2017, 20:31

Aún no repuesta del vídeo que Kikoman Rivera Pantoja ha subido a las redes sociales saltando sobre uno de esos flamencos rosas hinchables, tan de moda este verano, que flotaba sin hacer daño a nadie en su piscina, nos enteramos de que el hijo de la cantante, padre de un niño llamado Francisquito, fruto de su relación con Jessica Bueno, y de una niña, Ana, hija nacida antes de contraer matrimonio con Irene Rosales, va a ser padre de nuevo con su actual esposa. Un nuevo hilo del que ir tirando para aumentar los ingresos cuando parece que sus ingresos como D.J. y atracción de discoteca van a menos.

Pero hay una cosa interesante, Kiko, que dejó su semillita en algunas de sus exnovias que decidieron no seguir adelante con el embarazo, es, por lo visto, un prodigio reproductor y va camino de repoblar el solo el árbol genealógico de los Pantoja y también, de los Rivera. De sus hermanos de padre, el mayor también llamado Francisco, tiene dos hijas: Cayetana nacida de su matrimonio con Eugenia Martínez de Irujo y Carmen, de su segunda boda con Lourdes Montes; Cayetano, ahora casado con Eva González, tiene una hija adoptiva cuya madre es su primera mujer, Blanca Romero. Por parte de madre, Kiko Rivera tiene un único sobrino, Alberto, hijo de su hermana Chabelita y de un tal Alberto Isla que, pobre, ha pasado a la historia tras una breve etapa de celebridad a cuenta, también, de los hijos que iba teniendo por ahí.

Mientras Kiko Rivera se prepara para su nueva paternidad y cierto es que, aunque su vida como sujeto activo es propia de un diletante, como padre, el hombre se lo toma en serio. Ya lo contó una vez, una de las escasas ocasiones en las que parecía hablar en serio, al referir el vacío que había sentido toda su vida por la ausencia de su padre, fallecido cuando él aún no había cumplido un año. Aunque quizá no se lo pensó mucho a la hora de tener hijos, sobre todo el primero que nació, lo cierto es que, cuando tuvo problemas con su ex, Jessica Bueno, a cuentas de la custodia del niño se empeñó, y mucho, en seguir viendo a su hijo porque no quería ser un padre ausente. Ya que no pudo ejercer de hijo, al menos ha intentado ejercer de padre. Es una de las pocas cosas de las que el otrora llamado Paquirrín puede presumir.

Mientras tanto, su hermana Chabelita (llámame Isa) anda zascandileando, esta vez por Perú, junto Alejandro Albalá, a quien ella llama su marido y de quien, sin embargo, hace unas semanas se quería divorciar tras romper la relación absurda que mantienen y que, hace algunos meses, les llevó incluso a escenificar una boda exótica en un hotel de México sin darse cuenta, quizá, de que quedaba registrado y no era un paripé sino un documento oficial. A lo que íbamos, Alejandro e Isa Pantoja se liaron, rompieron y ahora han vuelto y en cada uno de esos cambios han conseguido sacar alguna tajada económica, mientras nadie sabe muy bien por donde anda el pequeño Albertito, al cuidado quizá de Dulce, la ex mujer de confianza de mamá Pantoja que, decepcionada por el trato que le dio la cantante a quien ella se había entregado en cuerpo y alma, se pasó al equipo de Chabelita. Todo muy edificante.

Isa Pantoja, como todo joven que se precie, se ha visto obligada a buscar fuera de España oportunidades de negocio y les ha ido a contar su vida dado que aquí cada vez interesa menos. Se especula con que, en algún momento, se encuentre con su madre biológica, Roxana Luque, pero sí lo hace no será por ordenar su pasado, ni por mostrar compasión por una pobre mujer que no tuvo otra salida que dar en adopción a su hija, lo peor es que Isa Pantoja, tan independiente y tan frívola, es capaz de montar un reencuentro si de ello saca algún partido. Comparado con su hermana, hasta Kiko Rivera parece serio.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...