Corte y confección

Julio Iglesias, muchos hijos, una demanda y una finca

Julio Iglesias
julio-iglesias
Gtres

10 de marzo de 2018, 13:33 | Actualizado a

Julio Iglesias habría puesto en venta la única propiedad que tenía en España, o al menos la única de la que se tenía noticia. Una finca, llamada Las Cuatro Lunas, ubicada en el municipio de Ojen, en las colinas de Marbella, que el cantante compró hace más de quince años que, en origen, fue propiedad del torero Curro Romero, y donde el mes de septiembre de 2010 se celebró su boda con Miranda Rijnsburger, la modelo holandesa madre de sus cinco hijos menores. Los 145 millones de euros que pediría por la propiedad son una buena razón para la venta pero el motivo aparente es que Julio se habría cansado de esperar la autorización para mejorar los accesos a la propiedad que no acaban de llegar por problemas de competencias entre los ayuntamientos de Ojen y Marbella. La finca es tan grande que una parte, la primitiva, pertenece a Ojén mientras que los terrenos adyacentes, que Julio compró para preservar su intimidad, están adscritos al término municipal de Marbella. Un lío administrativo que no acaba de resolverse por lo visto.

Dado que Julio apenas pasa unos días al año en la finca que, entre sus equipamientos, cuenta con dos helipuertos, es decir unas bonitas explanadas donde pueden aterrizar helicópteros, no parece que el problema con los accesos a la finca sea el problema principal. De hecho, en todos estos años, solo Miranda, con algunos o todos de sus cinco hijos, pasaba parte del verano en la finca y, además, es la mujer de Julio quien consta como propietaria de la finca. El anuncio de la posible venta de la finca malagueña está precedido, además, por la intención de Julio Iglesias de vender sus propiedades en Punta Cana (República Dominicana), una extensión paradisíaca con edificaciones como para alojar a un regimiento en la que la familia de Julio se instaló durante años y, donde hasta se levantó una especie de colegio al que únicamente iban los hijos del cantante mientras fueron niños. Ahora Miguel, Rodrigo, las gemelas Victoria y Cristina, y Guillermo tienen entre 19 y 11 años y desde hace ya algún tiempo residen junto a su madre en Miami sin que se tenga mucha certeza de si Julio comparte vivienda, aunque dadas las proporciones de sus residencias puede que aunque lo haga no se vean en semanas.

Lo extraño de todo este movimiento inmobiliario, desatado en los últimos meses, es que además coincide con la demanda de paternidad de Javier Santos que convertiría a este hombre, cuya madre Maria Edite Santos asegura haberse quedado embarazada hace más de 40 años tras sus relaciones con el cantante, en el noveno hijo de Julio Iglesias. Santos y su madre ya iniciaron una batalla legal con el cantante hace algunos años, ganaron la demanda y Julio Iglesias por unos meses fue el padre legal de Javier, pero una demanda posterior revocó la primera sentencia y Javier volvió a ser Santos. Una hábil jugada de unos abogados sevillanos especialistas en demandas de filiación ha devuelto ahora las posibilidades de lograr una sentencia favorable a Javier Santos después de que un detective, hurgando en la basura de Julio Iglesias jr, lograra muestras de ADN que demostraron coincidencias entre el hijo que el cantante tuvo con Isabel Preysler y Javier Santos. Un juez admitió esas pruebas y se ha reabierto el caso que ahora deberá cerrarse con la comprobación legal de nuevas muestras de ADN.

Un proceso abierto en medio del cual a Julio Iglesias le ha entrado el furor de desprenderse de todas sus propiedades, sin que seguramente sea causa y efecto. Lo que si parece evidente es que algo pasa con el cantante que, en definitiva, tenía y tiene muchas casas pero no parece tener un hogar.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?