Corte y confección

Ivonne Reyes tiene todas las de perder

Ivonne Reyes
Ivonne hundida

Más Sobre...

Gran Hermano Vip

14 de febrero de 2017, 11:03

En tan mala hora decidió Ivonne Reyes entrar en Gran Hermano VIP a juzgar por la tormenta desatada sobre su familia sin que ella pueda reparar los daños. En las últimas horas ha empezado a reconocer que quizá debiera salir de la casa para no perjudicar a su hijo, pero lo ha dicho tan bajito que no parece muy convencida. Habrá qué ver si resiste hasta el final o si son los votantes los que deciden sacarla por su bien o dejarla dentro, también por su bien, porque día que pasa día que aumentan sus ganancias.

La cuestión es que el listo de Pepe Navarro ha aprovechado que su tormento estaba encerrado para sacar la artillería que tenía guardada tras perder la última batalla de su guerra, aún inconclusa, con Ivonne Reyes. Que se filtrara a la prensa que Andrea Navarro pensaba reabrir el caso de la paternidad del hijo de Ivonne coincidiendo con la presencia de la actriz y modelo en el concurso no puede ser casualidad y si lo fue ya ha quedado claro que el padre legal de la criatura no ha perdido la ocasión de volver a la carga aprovechando la indefensión de Ivonne. Todo habría concluido hace unos años si Navarro se hubiera hecho la prueba de ADN, pero lo cierto es que ahora ha jugado sus cartas tan hábilmente que ya el único camino que le queda a Ivonne para demostrar que dice la verdad es permitir los análisis que le pide el padre legal de su hijo.

Es cierto que si la justicia no considera admisible la vía jurídica que ha iniciado Andrea Navarro para averiguar si su hermano legal lo es también biológico, Ivonne Reyes no tendría ninguna obligación de permitir nuevas pruebas mientras su hijo sea menor de edad pero ahí no se cierra el tema puesto que no sabemos qué hará el joven cuando cumpla los 18 años. El podría querer saber la verdad biológica ya que la hábil estrategia de Pepe Navarro está diseñada para sembrar la duda y ciertamente lo ha conseguido.

Navarro no quiso hacerse la prueba de ADN cuando, en repetidas ocasiones se lo pidió un juez, y ya ha admitido que se equivocó. Si hubiese sido el padre biológico no estaría peor que ahora y si la prueba hubiera sido negativa, estaría mucho mejor. En su pecado lleva la penitencia.

El empeño demostrado ahora solo puede basarse en su convencimiento de que el hijo no es suyo, pero aún en el caso de que las presuntas pruebas obtenidas de forma poco ortodoxa y, desde luego, no admisibles por un juez, acabaran volviéndose en su contra tampoco estaría peor que ahora. Seguiría pagando la pensión hasta que su hijo se valiera por sí mismo y éste tendría, como tiene ahora, derecho a una quinta parte de la legítima de su herencia pero quizá si la verdad legal coincidiera con la biológica, Navarro podría ejercer de padre verdadero con el hijo de Ivonne y quien sabe si le acabara queriendo. Porque solo hay una verdad, un juez puede obligar a un hombre a asumir la paternidad legal y pagar manutención, pero no hay quien pueda obligarle a sentirse padre y a ejercer como tal si él no quiere.

Si como sostiene el presentador, el hijo no es suyo, con las nuevas pruebas quien más riesgo asume es Ivonne porque o se confirma su versión o se hunde con todo el equipo. Demasiadas dudas y demasiadas especulaciones que no hacen más que dañar la credibilidad de Ivonne, pero si lo que ella quiere es un padre de verdad para su hijo y no un pagano, debería ir pensando en acabar de una vez por todas con esta historia.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...