Corte y confección

Isabel Pantoja, su gozo en un pozo

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja
gtres

Más Sobre...

Cárcel

28 de abril de 2016, 08:51

Su gozo en un pozo. El juez de vigilancia penitenciaria ha denegado a Isabel Pantoja el permiso para salir de España hasta que concluya el periodo de libertad condicional del que disfruta y que, por si aún no se había enterado, significa que le permiten estar en su casa en lugar de en la cárcel pero no hacer lo que le de la gana ya que su condena de dos años no acaba hasta el próximo mes de noviembre. La cantante tiene que pedir permiso porque, tras su condena, se le retiró el pasaporte, documento imprescindible para viajar a México a donde pensaba ir en mayo para cumplir con algunos compromisos profesionales.

Tras disfrutar de varios permisos carcelarios y un periodo como presa en tercer grado, lo que únicamente le obligaba a dormir en la cárcel de lunes a jueves, Isabel Pantoja goza de libertad condicional desde el pasado 2 de marzo y tiene permiso para moverse por todo el territorio nacional aunque a penas sale de su finca Cantora, ubicada en el municipio gaditano de Medina Sidonia. De hecho, que se sepa, ha abandonado la propiedad en dos ocasiones a tener en cuenta: una para asistir, (es un decir porque a penas la vieron) a la celebración del bautizo de su nieta Ana Rivera Pantoja, hija de Kiko, y la otra para someterse en una clínica sevillana a una puesta a punto estética que incluyó retoques en pecho y abdomen, con vistas sin duda a sus futuras actuaciones.

Frente a los disgustos que le dan sus antiguos empleados como Dulce, la niñera más famosa desde Mary Poppins, o los desencuentros con su hija Chabelita, sobrada muchacha que sigue sin saber lo que es un libro, Isabel Pantoja pudo, al menos, disfrutar de la alegría de la firma de su contrato con Universal Music Spain que le garantiza la grabación de un disco con canciones (dos de ellas inéditas) del cantante y compositor mexicano Juan Gabriel y una gira por México y alrededores. Pero también eso se lo han amargado a la pobre, ya que como no le dan el pasaporte tendrá que seguir sufriendo en casa.

Parece mentira que, habiendo pasado el calvario judicial y carcelario por el que ha atravesado, Isabel Pantoja no tuviera en cuenta un asunto tan evidente como el de que difícilmente le sería concedido el permiso para salir de España. Lo habitual es que los jueces de vigilancia penitenciaria no tomen en consideración ese tipo de peticiones, aunque en su caso no sería por riesgo de fuga habida cuenta de que es una persona conocida, sino porque como su propio nombre indica la suya es una libertad condicional, no total. La cantante podrá salir de España, y no volver si no quiere, a partir de mes de noviembre cuando el juez decrete su libertad y mientras tanto que no cante victoria.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...