Corte y confección

Isabel Pantoja puede cantar o dar el cante

Kiko Rivera Isabel Pantoja Chabelita Pantoja
Isabel Pantoja
Gtres

Más Sobre...

Cantantes famosos

28 de enero de 2017, 09:00

Tengo la impresión de que los miembros de la familia Pantoja están en una encrucijada y depende del camino que tomen pueden recuperar el estatus o, directamente, caer en el precipicio. Isabel, cantante y la responsable de mantener a todos sus allegados, vuelve a la escena con tres actuaciones en Madrid, Barcelona y Sevilla, las primeras tras más de dos años en dique seco, exceptuando el miniconcierto que ofreció el pasado mese de noviembre en Aranjuez para presentar su último disco. Puede triunfar y recuperar su sitio en el mundo del espectáculo o fracasar en la convocatoria y enfrentarse a la dura realidad de que su tiempo ya ha pasado. Y de su éxito su fracaso dependerá también el rumbo que sigan sus hijos, Kiko y Chabelita, a quien más convendría retirarse y meditar sobre lo insustancial de sus trayectorias. Si buscas una entrada para cualquiera de los tres escenarios: Palacio de los Deportes (Madrid, 11 de febrero), Palau Sant Jordi (Barcelona, 18 de febrero) y en el estadio de la Cartuja (Sevilla, 24 de junio) puedes elegir precio y lugar y, al paso que va la venta, como no se acelere tras la aparición de Isabel Pantoja en 'El Hormiguero', mejor le hubiera ido a la cantante buscarse escenarios más recoletos, tipo teatros o auditorios, que intentar llenar espacios más propios de espectáculos tipo Madonna o de artistas no tan cuestionados como Alejandro Sanz o los veteranos Serrat y compañía.

Isabel Pantoja era una estrella pero siempre hubo algo en ella que despertaba antipatía y la mala gestión de los últimos acontecimientos de su vida le ha restado puntos. Canta, o cantaba muy bien, tiene personalidad y, en el escenario sabe moverse y hasta parece elegante, condición que no cumple cuando anda por la calle con esos ponchos y esos bolsos que parecen pero no son de marca. Pero nunca consiguió ser admirada y mucho menos querida como lo fue Rocío Jurado o Lola Flores, que lograron superar incluso a los detractores de su estilo musical.

Parece que el único tiempo en el que Isabel Pantoja tuvo una buena imagen fue cuando el foco de los inmensos ojos de Paquirri la iluminó. La pareja caía bien y, en consecuencia, la muerte del torero, una tragedia en toda regla, convirtió a su viuda en un personaje que, en principio, supo, en el mejor de los sentidos, aprovechar ese cariño popular. Pero todo se torció cuando, ya superado el duelo, Isabel Pantoja empezó a relacionarse con gentes, tipo Encarna Sánchez, que sacaron lo peor de ella, como años más tarde sucedería con su relación con Julián Muñoz. Pero no es justo tampoco atribuir a las malas compañías el hecho evidente de que Isabel Pantoja ha gestionado mal su vida, cuando ha sido ella la que ha elegido libremente sus amistades, sus amores y hasta sus representantes.

Isabel Pantoja ya ha pagado por sus delitos pero nadie sabe muy bien si su paso por la cárcel la habrá hecho mejor persona o si el resentimiento con el que siempre ha cerrado los diferentes dramas y fracasos de su vida también ha aparecido en esta ocasión. A estas alturas de la película su triunfo o su fracaso no depende de lo bien que cante sino de no dar el cante.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...