Corte y confección

Isabel busca su espacio

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja
Gtres

10 de marzo de 2016, 08:54

Isabel Pantoja ha salido de la cárcel y su homónima Isabel Preysler, también. La novia de Vargas Llosa no para en casa y más parece que para ella el tiempo que pasó encerrada, cuidando, dicen, de su último marido, Miguel Boyer, fue como estar encarcelada a juzgar por la intensidad con la que ha recuperado su vida social. Cada una en su estilo, las isabeles más famosas de España comparten actualidad y curiosamente la que tiene oficio se ha quedado sin beneficio y la que más beneficio saca es la que carece de profesión, más allá de prestar su imagen para la promoción de productos que quieren parecer de lujo.

¿Qué será de la Pantoja ahora que, una vez obtenida la libertad condicional, puede acabar de cumplir los nueve meses que le quedan de condena en su propia casa? El próximo 2 de agosto cumplirá 60 años y, como lleva perdidos más de diez entre su relación con Julián Muñoz, su proceso judicial y su paso por la cárcel de Alcalá de Guadaira, lo suyo sería que procurara que la próxima década le fuera más propicia.

La caída en picado de la figura de Isabel Pantoja, a quien nadie niega su indudable talento artístico, tiene que ver con su ceguera de amor y su equivocación al creer que Muñoz era rico, cuando en realidad no era más que un patán con delirios de grandeza.

Ahora tendrá que gestionar su carrera interrumpida pero sin la dirección de un buen productor no parece que Isabel pueda vivir solo de la presencia en sus conciertos de sus fieles admiradoras. Para recuperar sus finanzas y, sobre todo, su lugar en el mundo artístico necesitará reinventar su carrera y parece difícil que encuentre de nuevo un José Luis Perales que le componga un “Marinero de luces” que la relance. Podría pedir consejo a los Chichos y los Chunguitos especializados en canciones de marginalidad que son las preferidas de los presos.

Pantoja no solo tiene que solucionar su vuelta a los escenarios, sino el desparrame familiar protagonizado por sus hijos Kiko y Chabelita que, coincidiendo con el tránsito de su madre por los juzgados y, finalmente, por la cárcel, se han desmadrado totalmente. El mayor con sus excesos que pasan del “mamá eres la mejor” a utilizar el bautizo de su hija Ana para jugar con la presencia o no de su madre, todo para alimentar el morbo y los ingresos que obtiene de sus deplorables interpretaciones musicales. Chabelita, mientras tanto, sigue su vida cada vez más lejos de su madre y más cerca de las pistas de un circo en el que no siempre obtiene plaza para actuar.

La cantante, cuando se le permita abandonar el territorio nacional, podría buscar una salida en México de la mano de Juan Gabriel, el cantante y compositor mexicano del que Isabel, hace más de 20 años, cantó éxitos como “Así Fue” y “Se me enamora el alma”, que tan popular hizo la Pantoja de Puerto Rico. Podría ser una solución, si Juan Gabriel, que ya no es quien fue, por cierto, consigue adaptar las canciones que compuso para Rocío Dúrcal, su verdadera musa, y trasladarlas al estilo Pantoja.

Claro que a Isabel también le cabe la solución de jubilación anticipada, siempre que haya cotizado a autónomo y pueda cobrar la correspondiente pensión.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...