Corte y confección

Isa Pantoja no siente nada al pisar Perú

isa pantoja no siente ni frio ni calor

2 de marzo de 2017, 15:37

A Isa Pantoja volver al Perú que la vio nacer no le da ni frío, ni calor y es esa ausencia de emociones lo que viene a demostrar su carácter o, mejor dicho, el que se ha formado al lado de la familia en la que ha crecido. Al margen de que no tenga necesidad de conocer a su madre biológica, una decisión tan comprensible como la de aquellos adoptados que sí lo desean, lo que delata que a la muchacha todo le resbala es precisamente el que no sienta nada al volver al lugar del que proviene, que no tenga ningún interés por conectar con un país en el que vivieron los que la precedieron. No se trata de su historia inmediata, la de sus padres biológicos, pues finalmente, y gracias a Lecturas, ya se la han contado, sino todo lo que hay detrás. Su frialdad es más frivolidad que despecho, ignorancia que derecho a rechazar el contacto con la mujer que la gestó pero que, por las razones que fuera, no quiso o no pudo ejercer de madre con ella.

Relacionado con esta noticia

Si cualquiera nos dijera que la habían llevado al pueblo de sus abuelos y volviera dando cuenta de su aburrimiento, pensaríamos lo mismo. Olvidémonos de su condición de adoptada, podría ser que hubiera salido de Perú de bebé con sus padres biológicos y, ahora, a la vuelta al país en el que nació también pasara de todo. Sería igualmente absurdo. Lo que demuestra la actitud indolente de la hija de Isabel Pantoja al pisar Perú es que jamás en la vida se le han hablado de sus orígenes que es uno de los valores que forman la identidad, junto al entorno familiar y la educación. No hace falta que le tiemblen las piernas, ni que sienta la fuerza telúrica de la tierra, ni tan siquiera que se extasíe por la riqueza artística y geográfica de país pero que, por lo menos, le ponga interés.

La niña ha hecho siempre lo que ha querido y prueba de ello es que a sus 20 años ha vivido la experiencia de ser madre e incluso ha jugado a protagonizar una boda que, quien sabe, si le va a complicar la vida. Una rebelde sin causa que mantiene las distancias con su madre, y también con su hermano según le conviene, que juega con Dulce, que fue su niñera, ha sido la de su hijo y sobre todo es una de las que han transformado la fidelidad (casi perruna) hacia Isabel Pantoja, madre, al despecho absoluto. Chabelita ha manejado a su antojo a Alejandro Albalá, con el que hizo la pantomima de boda, y ya ni se acuerda de Alberto Isla, el padre del pequeño Albertito. Ahora dice que quiere poner un negocio de ropa que incluirá la comercialización de una línea de camisetas diseño Pantoja que, según se ha visto, incluirán frases y motivos de la cantante como su célebre “Cómprate una vida…”, bueno quizá sería mejor que le enseñara a su hija a construirse una vida.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...