Corte y confección

Isa Pantoja, madre no hay más que dos

Chabelita Pantoja
Madre chabelita

Más Sobre...

Madre biológica de Isa Pantoja

8 de octubre de 2015, 09:51

Aún no me he repuesto del bombazo, sí bombazo con todas las letras, de la aparición en escena de Roxana Giovanna Luque Salca, la madre biológica de Isa Pantoja. Tenía que pasar y ha sido la revista ‘Lecturas’ la que ha logrado la que es, sin ningún género de dudas, la mayor exclusiva de la prensa del corazón, e incluso de la prensa del resto de los órganos vitales, de los últimos años.  La notoriedad tiene esos riesgos y, desde el primer momento en el que estuvo en brazos de Isabel Pantoja, la vida de la niña ha sido como el “show de Truman”, retransmitida en directo, aunque en realidad desde que, con tres años, su madre la subió a un escenario hasta que a los 18 se subió ella misma, poco se supo de su día a día.  Es igual, Isa Pantoja nunca dejó el escaparate y, al paso que va, nunca lo dejará.

Como ya sabe media España, la madre biológica de la hija de Isabel Pantoja supo desde el primer momento que la cantante había adoptado a su niña gracias a la propaganda que se dio de la adopción, Eran los tiempos del presidente peruano Alberto Fujimori que quiso hacerse propaganda apareciendo junto a la cantante que llevaba a una niña en brazos, identificada como Andrea Celeste, nombre que le puso su madre biológica apasionada por la protagonista de una telenovela. Eso y el detalle que se dio a conocer del mensaje que Roxana había dejado para la persona que adoptara a su hija, completó la certeza de que la pequeña que había adoptado la cantante española era su hija.

No se sabe si Isa Pantoja quiso, en algún momento conocer sus orígenes pero está claro que en su sobreexposición en los medios de comunicación, que se han convertido en su “modus vivendi” , hay que buscar los motivos por los que no ha podido evitar que la mujer que la parió haya salido a la luz gracias a las investigaciones de la única revista que se propuso buscarla para completar el retrato de una niña a la que, digámoslo, claramente en su familia de adopción nunca acabó de ser aceptada del todo. La madre biológica aceptó el destino y, aún sabiendo donde estaba su hija, nunca quiso volver atrás. 

Todos los padres adoptivos temen que, en algún momento, sus hijos quieran buscar sus orígenes y, sobre todo, la respuesta a la pregunta más inquietante que cualquier persona pueda formular: ¿Por qué me abandonó mi madre?. No todos los hijos adoptados quieren buscar a sus padres biológicos, muchos saben que quizá no encuentren una respuesta ni idílica, ni heroica y en el peor  de los casos, conocer la verdad, puede generar más angustia que vivir en la ignorancia. Cada caso es único, pero la situación ideal de que a una buena convivencia con los padres adoptivos se le sume un reencuentro feliz con los biológicos y todos sean felices para siempre sin que las heridas del pasado vuelvan a abrirse, no suele ocurrir. Por lo general, los hijos adoptados que no lo han pasado bien en su hogar de acogida idealizan a los biológicos y los que han disfrutado de unos padres adoptivos pueden enfrentarse mejor a la decepción de unos orígenes de abandono y desgarro, aunque no suelen querer conocerlos.  En todo caso, la situación es complicada y más aún cuando, como sucedía antiguamente, al adoptado se le escondía su condición y siempre, por una casualidad o por una indiscreción, al enterarse de sus orígenes se le quebraban los cimientos.

Qué hará ahora Isa Pantoja frente a una madre biológica que se ha cruzado en su camino y una madre adoptiva a la que, cual San Sebastián, ya no le cabe una flecha más en su cuerpo doliente. Eso sin contar con su niñera, Dulce, que sin ser ni madre biológica, ni adoptiva ha sido quien, en realidad, ha ejercido de madre.           

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...