Corte y confección

Isa Pantoja: Ha nacido una estrella

Isabel Pantoja Chabelita Pantoja
Isa Pantoja

18 de julio de 2015, 08:00

No hay duda, la mujer de moda se llama Isa Pantoja. Chabelita, la niña ingenua presentada como una rebelde caprichosa ya no existe, ahora la que toma las riendas de su vida y de paso, azota con ellas a toda su familia, es una mujer que les da sopa con honda. Quizá sean sus genes, heredados del tanto sufrimiento acumulado por sus antepasados biológicos o, simplemente que la muchacha es lista y, además, inteligente, pero lo cierto es que sobrevivir al clan Pantoja y, encima, no perder un halo de cierta bondad es un gran mérito.

Conocimos a la pequeña Isabel con solo unos meses cuando Isabel Pantoja la adoptó en Perú. La niña apareció en brazos de la cantante y del entonces presidente peruano Alberto Fujimori que, sin duda, intervino favorablemente para agilizar los trámites de adopción o, al menos, se dio publicidad con el hecho de que una niña peruana colmara las ansias de maternidad de la Pantoja. No sería ese su principal delito.

No se hizo público entonces, aunque como siempre, al final, la realidad ha superado a los rumores más enrevesados. Se dijo entonces, hace ya casi veinte años, que la cantante adoptaba a una niña que iba a tener dos madres o al menos, una madre, Isabel Pantoja, y una tía, María del Monte. Los tabúes y la hipocresía de los unos y las otras mantuvieron lo que era un deseo íntimo en un secreto de estado. Quizá, entre las dos cantantes tampoco estuvo nunca claro que pretendía la una de la otra, aunque, visto lo visto, no parece aventurado afirmar que en todo el asunto María del Monte ha actuado con mayor dignidad. La cuestión es que tras la ruptura de la relación, fuera del tipo que fuera, entre Isabel Pantoja y María del Monte, Chabelita se quedó sin madrina ya que la primera, ligada legalmente a la pequeña impidió el contacto de la segunda con la niña, rompiendo los lazos emocionales.

La minoría de edad de Chabelita, ahora Isa, ocultó unos hechos que ahora empiezan a salir a la luz. Que el tito Agustín no se hable con su sobrina desde que esta tenía 12 años es tan inexplicable como la ruptura de relaciones entre Rocío Carrasco y su hija Ro Flores. Por favor, señores, los adultos pueden enfadarse con los menores pero dejar de hablarles para siempre, eso les quita la razón. Qué puede haber hecho una niña de 12 años, en el caso de Isa Pantoja. como para cabrear a su tío y sobre todo para persistir en su actitud de ignorarla delante de la madre.  A un niño rebelde o de comportamiento errático se le trata y se le educa, no se le margina.

Si es verdad que Isa no fue nunca aceptada en la familia Pantoja, y ahí se incluyen abuela, tíos, prima, incluso hermano y hasta, quien sabe, su propia madre, porque en realidad la idea de adoptarla fue de María del Monte y cuando ella salió de la vida de la cantante le dejó a la niña como prenda, no hay nada que justifique el comportamiento de la cantante y de toda la parentela. Quizá es una teoría descabellada pero, sinceramente, cuadra con lo que ha pasado y explica porque Isa Pantoja, sintiéndose rechazada por su condición de adoptada, se creció en sus caprichos y, porque, entre ellos estuvo jugar a ser madre con un descerebrado.

Lo cierto es que a Isabel Pantoja no le han salido bien las cosas, sobre todo las más íntimas. Siendo como es una artista excepcional, parece como sí, tras la muerte de Paquirri, hubiera hecho un juramento para dejar de sufrir pero solo parece haber encontrado una manera: convertir su corazón en una piedra que no sufre, pero tampoco ama.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...