Corte y confección

Hacienda caza a Borja Thyssen con la ayuda de sus guardaespaldas

Blanca Romero Carmen Cervera Borja Thyssen
Tita y Borja

24 de marzo de 2016, 09:57

Borja Thyssen tiene a Hacienda pisándole los talones. La Agencia Tributaria ha descubierto que el hijo mayor de Tita Cervera no vivía en Andorra en 2007, tal como había declarado para pagar menos impuestos en España, gracias al informe de una empresa de guardaespaldas que por una orden judicial ha tenido que dar cuenta de dónde y en qué fechas prestó a Borja Thyssen los servicios de escolta. No me digan que no es maravilloso, Borja no solo pretende, como otros muchos millonarios, pagar lo menos posible a Hacienda sino que, además, le pillan por tener guardaespaldas que sería una prueba evidente de su poderío económico o de sus delirios de grandeza, o de ambas cosas. La Abogacía del Estado le pide tres años de cárcel por evasión fiscal porque mientras oficialmente estaba en Andorra, salía en las revistas de compras por la calle Serrano de Madrid.

Borja Thyssen, por más que su madre, la baronesa, se empeñe en mostrarlo ahora como su más fiel y leal colaborador en la gestión de los préstamos de sus obras de arte a diferentes museos, en realidad nunca ha tenido una gran actividad y mucho menos laboral. Gracias al llamado Pacto de Basilea, firmado en 2002 entre Heini Thyssen y sus hijos mayores Georg, Lorne, Francesca y Alexander, para el reparto de la herencia, a Borja, que fue adoptado legalmente por el barón, le correspondían unas rentas de 300.000 euros al año y, además, 15 millones de euros a cobrar en tres veces cada cinco años a partir de 2005, cuando cumplió 25 años. El último plazo lo cobró el año pasado y ahora le tocará esperar la herencia de su madre, a quien está ahora tan unido.

Para qué te vas a poner a trabajar si te cae todo ese dinero sin más esfuerzo que el que hizo su madre para convencer al barón de que le diera el apellido al hijo que tuvo con el publicista Manolo Segura. Aunque si lo miras bien, con el ritmo de vida que lleva Borja y los cuatro hijos y la esposa que tiene que mantener (porque Blanca Cuesta tampoco trabaja), los 300.000 euros no dan para nada y más si cotizas en España y tienes que pagar los correspondientes impuestos que pueden rondar el 50 por ciento. Con la primera entrega de los 15 millones, Borja, ya unido a Blanca Cuesta, se compró una casa en Ibiza, y, más tarde, otra en Madrid, porque la que posee en Barcelona y también la de Andorra las ha pagado su madre, antes de su ruptura y después de su reconciliación, respectivamente. El resto de lo recibido se le habrá ido en otros gastos, como el que hizo un año cuando encargó a un famosísimo y carísimo fotógrafo de moda una serie de doce fotografías, tantas como meses del calendario, en las que Blanca Cuesta, aun sin hijos, aparecía con poca o nada de ropa. Unas fotos que, a tamaño natural, llenaron las paredes de la casa de Ibiza y por las que pagaron una millonada.

Hace poco más de año, tras siete de guerra y demandas contra su hijo y ante la presión tributaria, Tita Cervera no tuvo más remedio que comprar dos casas en Andorra, una para ella y otra para Borja para habitarlas al menos 183 días al año que es lo que marca la ley y evitar nuevas sanciones de Hacienda. Las niñas de Tita, Carmen y Sabina, van al colegio en Andorra pero Blanca Cuesta y sus cuatro hijos viven en Madrid mientras Borja no tiene más remedio que permanecer junto a su madre la mitad del año, periodo que debe permanecer en el extranjero para pagar menos impuestos en España. Mira tú por donde, al final y después de malmeter contra su nuera, dudando de que sus hijos lo fueran de Borja, Tita Cervera ha cumplido su sueño, que su hijito viva cerca de ella y lejos de su mujer. Porque Andorra es un país muy bonito pero más lo sería que Borja Thyssen fuera allí de vacaciones, viviera con su familia en Madrid y pagara lo que le corresponde en España, porque finalmente el dinero que tiene no lo ha ganado con el sudor de su frente. Si alguien se lo ganó fue su madre que tuvo que casarse con el barón, pero esa es otra historia.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...