Corte y confección

Feliciano y Alba, la rueda de los amores pasajeros

Feliciano López y Alba Carrillo
Instagram

16 de junio de 2016, 08:48

Cuando Feliciano López se casó con Alba Carrillo se hizo realidad la frase bíblica de que “muchas fueron las llamadas y una sola la elegida”. El guapo tenista, o el tenista guapo, por fin pasaba por el altar y la modelo, con un currículo centrado en su relación con Fonsi Nieto, con quien había tenido un hijo, conseguía lo que otras, como la Miss España María José Suárez, no lograron: ser una señora casada y hacerlo, además, con un buen partido que, además, hacía y hace buenos partidos… de tenis.

Partiendo de la pareja, que ha decidido romper su matrimonio a los 11 meses de la boda, se puede elaborar todo un árbol genealógico del famoseo nacional, personajes intercambiables que igual dejan que son dejados, que de la misma manera que cantan su amor, desentonan en las rupturas. Feliciano López, cuya relación más sonada fue con María José Suárez, no aprende. La ex Miss España, que ahora sale con un rico empresario catalán, fue novia del tenista durante casi cinco años que incluyeron varias idas y venidas e incluso un embarazo frustrado tras la última y definitiva ruptura. En uno de esos intermedios, Feliciano tuvo un romance con Jessica Bueno, quien demostrando ser una mujer de gustos eclécticos e incluso antagónicos, en un radical cambio de objetivos, lo cambió por Kiko Rivera con quien tuvo un hijo antes de emparejarse con el futbolista Jota Peleteiro que la ha convertido en madre de otro niño. .

Alba Carrillo, la ahora esposa abandonada según sus declaraciones, fue pareja del piloto de motos Fonsi Nieto, quien tras ser novio de Elsa Pataki se casó con la modelo Ariadne Artiles. Fonsi, como hace algunos días le reprochó su tío Ángel Nieto, se perdió para la competición deportiva entre las muchachas en flor que le llevaron a las portadas de las revistas. No iba en moto pero iba como una moto, el chaval.

Elsa Pataki, la más lista del barrio, dejó a Fonsi para irse a Hollywood y allí se emparejó primero con Adrien Brody que incluso le compró un castillo o algo parecido cerca de Nueva York que no debió gustarle mucho porque prefirió la casa que se había comprado en Malibú el actor australiano Chris Hemsworth. Elsa acabó casada y con casas hasta en Australia y ha tenido tres hijos con Chris que le van a solucionar el plan de pensiones si, en algún momento, se le ocurre divorciarse del actor multimillonario gracias a sus papeles de Thor, el héroe sexy de los cómics de Marvel. Ariadne Artiles, que se casó con Fonsi en Ibiza en una boda custodiada por guardaespaldas para proteger una exclusiva que no le interesaba a nadie, se divorció a los dos años, tuvo un idilio con Dani Homedes, representante de Fernando Verdasco, y desde hace algún tiempo es novia de José María García Fraile, hijo del popular periodista deportivo.

El currículo amoroso de Feliciano López no permitía augurar grandes éxitos en la pista matrimonial, pero aún así Alba Carrillo no quiso ver que lo que tenía delante de los ojos cegada de amor o quizá por ese deseo atávico tan femenino de pillar marido cueste lo que cueste. Lo raro es que ahora se rasgue las vestiduras y se presente como una dolorosa por una ruptura que estaba cantada desde el primer set. No es cuestión de quitarle responsabilidad al tenista guapo, o el guapo tenista, porque, por más que ahora el matrimonio parece una broma, debió pensárselo dos o tres veces antes de montar el numerazo de la boda, con implicación de toda su familia y conocidos. Dicen que ni él aguantaba a la familia de ella, ni viceversa, pero en realidad es que no se aguantaban el uno al otro. En fin no hay que tomárselo en serio, que siga girando la rueda.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Loading...