Corte y confección

Eugenia Martínez-Irujo, compuesta y sin novio

Mariángel Alcàzar
Eugenia Martínez-Irujo yate

25 de agosto de 2015, 09:06

Eugenia Martínez-Irujo protagonizó a principios de verano el que parecía ser el romance del año, pero han pasado las semanas y más parece la protagonista de “10.000 Km”, la película en la que una pareja tenía que conformarse con vivir su relación a distancia a través del ordenador. Desde sus primeras fotos junto al galán José Coronado, captadas por la calles de Madrid y publicadas a mediados de julio, no ha habido más pruebas gráficas del que se anunció como el idilio del año, lo que no significa que no se hayan visto, claro, pero sí que no han disfrutado de lo que podríamos llamar un verano de amor. Con los fotógrafos pisándole los talones, muy bien se lo ha tenido que montar la hija de la fallecida duquesa de Alba para verse con su chico sin dejar rastro, aunque sí se ha constado su presencia en solitario en Marbella y últimamente en Ibiza. Ella puede, pues como se sabe la duquesa de Alba repartió entre sus hijos sus casas de veraneo y, aunque a Eugenia le tocó la residencia de Ibiza, habrá podido como hacía otros años, utilizar la casa de Marbella que Cayetana de Alba legó a su hijo Fernando, el soltero.

La duquesa de Montoro se instaló en Marbella a finales de agosto y acudió, en solitario, a varios de los conciertos del festival Starlite, así como a la gala benéfica convocada por Antonio Banderas. Hace solo unos días, mientras su ex marido, Francisco Rivera, se recuperaba de su cogida en la plaza de toros de Huesca, Eugenia apareció junto la hija de ambos, Cayetana, en el concierto que Enrique Iglesias ofreció en el festival de de Marbella. Madre e hija bailaron al ritmo del cantante, (incluso cuando falló el sonido y se le pudo oír desafiando en “La chica de ayer”) pero de Coronado, ni rastro. El actor ha estado rodando todo el verano, primero en París y luego en Madrid, la película “El hombre de las mil caras”, una película inspirada en la vida del espía Francisco Paesa, especialista en intermediar en asuntos llamémosles oscuros. Coronado apareció en la vida de Eugenia con la misma intensidad con la que ahora ha desaparecido, pero cabe esperar que las primeras fotos de la pareja no sean también las últimas.

Tras su paso por Marbella, Eugenia se ha trasladado a Ibiza junto a su hija Tana, que antes de viajar a la isla acudió a conocer a su hermana Carmen, la primera hija de su padre y Lourdes Montes. Eugenia y su hija se han dejado ver a bordo de un yate, felices y contentas, pero tampoco Coronado ha sido avistado en la isla.  

Mucho veraneo me parece a mí el de la duquesa de Montoro, para estar viviendo un amor pasional, una etapa en la que a las parejas les resuelta prácticamente imposible separarse más de un metro y, mucho menos, más de un día. Aunque resulte difícil comprender que teniendo un novio como José Coronado la duquesa de Montoro no se quede con él en Madrid para disfrutar, al menos, del tiempo libre entre rodaje y rodaje, vamos a creer que la relación sigue adelante. Darle vacaciones a un novio reciente no suele ser una buena idea y más conociendo el historial del actor. También podría decirse al contrario, claro, y aceptar que Coronado también puede perder a su chica sino la cultiva. Ellos sabrán, pero lo único cierto es que en el álbum de la pareja faltan cromos.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...