Corte y confección

El sexo de los famosos

Mariángel Alcàzar
Sexo famosos

Más Sobre...

Sexo famosos

21 de enero de 2016, 09:56

Durante años, las opciones sexuales de los famosos fueron un tabú. Salir del armario era una operación de riesgo que muy pocos, por no decir ninguno, querían asumir. Aún hoy en día que un galán admita la homosexualidad es un acto heroico que, sin embargo, en estos tiempos no tendría porque tener consecuencias en sus carreras.

A Ricky Martín, ídolo de las jovencitas, no parece haberle ido mal, es más le ha ido incluso mejor desde que admitió que era homosexual y se dedicó a publicitar su imagen como padre amoroso. Ahora, sin embargo, el cantante puertorriqueño acaba de admitir que, a pesar de sentirse atraído por los hombres, está abierto a tener sexo con una mujer. Se siente gay, le fascinan los hombres, pero, según sus propias palabras está abierto a tener sexo con una mujer “si sintiera deseos”.

Relacionado con esta noticia

Al mismo tiempo, el actor español Paco León ha confesado a Bertín Osborne que cuando conoció a su actual compañera, madre de su única hija, tenía novio. “Yo, no ella, aclaró”, como le aclaró al presentador sentados ambos en el sofá del salón de la casa de los Ortiz Martínez.

Relacionado con esta noticia

Salvando las distancias, tanto Ricky Martin como Paco León han demostrado ser dos personas libres y sin perjuicios, conscientes ambos de que lo más importante es la calidad de sus condiciones artísticas. Alguien tiene que demostrar el valor suficiente para acabar con todos los convencionalismos y evitar que se les juzgue por sus aficiones sexuales que pueden cambiar tantas veces como deseen.

Todas las personas que, voluntariamente, han optado por ser transparentes, como los casos de algunos presentadores de televisión, como Jesús Vázquez o Jorge Javier Vázquez, o artistas como Jorge Cadaval, parecen ser libres y felices. No nombraremos aquí a quienes, sin llevar una doble vida, sí desean mantener para si mismos los aspectos más íntimos de su vida. Tienen derecho, desde luego, pero me parece que sufren más porque, de alguna manera, tienen que vivir en la oscuridad con miedo siempre a que alguien decida colocarles un foco.

Luego están los y las que decididamente prefieren seguir manteniendo una ficción presos de unos convencionalismos que ya deberían estar desterrados.

Bravo pues a los valientes y también a los que, dando una nueva vuelta de tuerca, admiten que pueden girar de nuevo.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...