Corte y confección

El lío de los 'papeles de Panamá' o el arte de no pagar impuestos

Mariángel Alcàzar
Papeles Panamá

Más Sobre...

Polémicas de famosos

9 de abril de 2016, 11:31

El lío de los llamados ‘papeles de Panamá’ ha tocado a algunos famosos empezando con la infanta Pilar y cerrando, de momento, con mamá Thyssen y el niño Borja, pasando por Imanol Arias. Hasta Pedro Almodóvar aparece en los famosos papeles, lo que le ha provocado un gran disgusto, tanto que ha tenido que suspender su presencia en la promoción de su última película. La historia, como sabrán, es la de la filtración de una serie de documentos procedentes de un bufete de abogados ubicado en la capital panameña llamado Mossack y Fonseca, que es un dúo como Mortadelo y Filemón pero en intermediarios. Los papeles aparecidos por arte de magia demuestran lo que ya sabíamos, que a la gente no le gusta pagar impuestos. La gran diferencia es que los comunes mortales no tienen más remedio que cumplir con Hacienda mientras que los que cuentan con recursos, y pueden pagar abogados y asesores, se buscan la vida para ocultar sus fortunas y evitar el pago de los correspondientes impuestos en el país que habitan.

Es lógico pensar que hay personas que, por las razones que sea, tienen dinero en cuentas en el extranjero por si tienen que salir por piernas del país o por cualquier otra razón, aunque en este caso para cumplir con la legalidad también deben declarar en España por esas cantidades y pagar por el rendimiento del capital o por lo que sea. Esas situaciones pueden provocar la envidia, pero no son reprobables aunque sí lo son cuando el objetivo no es tener dinero en el extranjero sino utilizar todo tipo de trampas para dejar de pagar impuestos.

¿Qué impulsó a Imanol Arias a abrir una sociedad en un paraíso fiscal ubicado en la Polinesia? Ni se sabe, aunque el actor ha asegurado que ya ha regularizado su situación fiscal como si eso justificara que, en algún momento, pensara que realmente era una buena idea buscar el camino más largo para retrasar el pago de los impuestos correspondientes. De Tita Cervera y su hijo Borja Thyssen qué se puede esperar si no han tenido más remedio que instalarse realmente en Andorra, al menos la mitad del año, después de haber utilizado esa argucia para evitar pagar impuestos en España y la realidad es que vivían en territorio nacional.

La infanta Pilar, más de lo mismo. En el año 1974 su marido se hizo cargo de una sociedad gestionada en Panamá con la excusa de que había sufrido un intento de secuestro por parte de ETA y con el temor, también, de que tras la muerte de Franco, don Juan Carlos no fuera proclamado rey y la familia real tuviera que volver al exilio. La cuestión es que, una vez pasado ese peligro, la infanta Pilar, o mejor dicho su marido y luego sus hijos, siguieron manteniendo la sociedad que cerraron el año 2014 poco después de la proclamación del rey Felipe. Si, como dicen, la sociedad nunca fue rentable y no tenía ninguna actividad, porqué siguió abierta.

Todos los afectados se excusan en lo mismo: “Está todo regularizado”, “Nunca dio beneficios", “fue un consejo de mi asesor”, en definitiva “a mí, que me registren”. Pero la realidad es otra. Hay un grupo de personas, de alguna manera privilegiadas, que gracias a su profesión, a su posición o a su habilidad para encontrar fortunas, pensaron que era buena idea hacer negocios fuera de España, pero no con empresas productivas sino con sociedades constituidas básicamente para ocultar el capital.

De todos los famosos implicados en el asunto de los 'papeles de Panamá', el que peor lo lleva es Pedro Almodóvar, que con su hermano, Agustín, fue titular de una sociedad opaca en los años 90. Los hermanos fueron los primeros en reaccionar, tras la aparición de los papeles, y su versión parece verosímil pero el escándalo ha tenido para ellos efectos devastadores ya que el director ha cancelado sus apariciones con motivo de la promoción de su último estreno, 'Julieta', para evitar preguntas sobre el tema fiscal. Eso es al menos lo que han contado, aunque viendo la película, un rollazo pretencioso, quizá Pedro Almodóvar ha encontrado la excusa perfecta para no dar la cara por semejante tostón.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...