Corte y confección

Dulce, el último misterio de la Pantoja

Isabel Pantoja Dulce Delapiedra
DULCE HONDURAS

4 de mayo de 2016, 08:54

El mundo de los famosos parece, a veces, una cesta de cerezas. Unos enredados con otros, todos relacionados saltan de cama en cama, de casa en casa, alimentando los programas de televisión. Dulce Delapiedra, la mujer de moda, protagoniza su propia serie tras ser una secundaria de la trama Pantoja aunque estaba destinada al olimpo de la fama aunque solo fuera por tener un nombre del que podría extraerse un tratado de filosofía o encabezar los títulos de crédito de una película para adultos, (¡ay, no! que esa era Lucía Lapiedra).

La niñera, más famosa del momento con permiso de María Teresa Turrión, la palentina que cuida de los príncipes Jorge y Carlota de Cambridge, ha dejado el nido para irse a concursar a 'Supervivientes', a donde la han llevado con la esperanza de que desvele los secretos de “Cantora”. Está claro que Dulce es una de las cerezas de la cesta Pantoja, una de las más prolíficas de país desde que la tonadillera se casó con el fallecido Francisco Rivera, Paquirri. Mira que ha salido personal de esa casa, desde su propia madre, Ana Martín, prototipo de chaperona, cuidando durante años la virtud de su hija, a Tito Agustín, efímero cantante y ahora cancerbero de su hermana y, por lo visto, catalizador de todos los malos rollos familiares. Por no hablar de la sobrinita Anabel Pantoja, que cree realmente, ser la reencarnación en vida de su tía, como Rosa Benito cree ser la de Rocío Jurado. Pero volviendo al clan Pantoja, quien más ha contribuido a aumentar la nómina de adosados ha sido el inefable Kiko y todas sus novias, amantes o líos. Cuando ya habíamos perdido la cuenta de las muchachas que, incomprensiblemente, mantenían relaciones con Kikoman, el asunto subió de tono con  la dulce Jessica Bueno con quien el hijo de la Pantoja se estrenó como padre y que, en cuanto pudo, rompió la relación para iniciar una vida más tranquila y, también, más cómoda con el futbolista Jota Peleteiro, quien, de alguna manera, también se convirtió en personaje secundario de la trama Pantoja.

Antes de Dulce, algunos empleados de Isabel Pantoja ya aprovecharon su situación para sacarse unos dineros contando intimidades de su antigua señora, desde Pepi Valladares, a Laura Cuevas, hija del mayoral de Cantora, sin olvidar al chófer  Vladimir Meljarejo, más conocido como Fosky.  Dulce había pasado desapercibida a pesar de que, desde que era una adolescente, vivía con la cantante, primero atendiendo al pequeño Paquirrín (ahora Kiko) y luego de Chabelita, a la que cuidó durante su embarazo y con la que sigue unida, ahora, como niñera del pequeño Alberto. Las razones por las que Isabel Pantoja y Dulce Delapiedra pasaron del amor al odio es uno de los misterios que ahora debe desvelarse, que para eso la han llevado a la isla. Pepi Valladares explicó, en su día, que Pantoja echó a Dulce porque tuvo un roneo con Julián, que podría ser, habida cuenta de la testosterona que emanaba el caballero, y ya se sabe que es habitual que una mujer le eche la culpa a la otra en vez de echársela  al infiel, pero ese es otro tema.

Que hubo un asunto de celos es obvio, pero la fidelidad y entrega, durante más de 25 años,  de Dulce a esa familia, por llamarla de alguna manera, y concretamente a Isabel Pantoja tiene mucho de dependencia sentimental y explicaría también que la niñera, a pesar de los desprecios, no los hubiera mandado a todos a tomar viento y quiera seguir manteniendo los lazos con la cantante aunque sea prestándose a los caprichos de Chabelita Pantoja.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...