Corte y confección

"Los Reyes y las niñas saludaron uno a uno a los representantes de los medios de comunicación"

Reina Letizia Rey Felipe de Borbón y Grecia Princesa Leonor Infanta Sofía
La familia real en Marivel

Más Sobre...

Casa Real Española

4 de agosto de 2015, 10:09

La primera imagen veraniega de los Reyes y sus hijas tuvo como escenario los jardines de Marivent, un espacio que las autoridades baleares quieren abrir al público diez meses al año. Lo que se presentaba como una polémica ha acabado por servir al Rey para demostrar, de nuevo, su carácter conciliador y su voluntad de ofrecer soluciones donde otros solo ven problemas. El Rey llegó a Palma el 30 de julio y lo primero que hizo, al día siguiente, fue recibir a las autoridades de la isla en Marivent, en vez de hacerlo en el palacio de la Almudaina, como se había hecho hasta el momento. Esta es la casa de todos, vino a decir con su gesto que, además, incluyó que la presidenta del gobierno balear, el alcalde y otros representantes institucionales pudieran acomodarse a la sombra de unos pinos, en el interior del recinto, para hacer declaraciones a los medios de comunicación. Primer round para el Rey que, antes de que puedan acceder los ciudadanos, ya abrió las puertas de Marivent a sus legítimos representantes.

Como don Felipe ya puede ser proclamado como el rey de los gestos. El lunes, 3 de agosto, de nuevo escogió los jardines de Marivent para su primera aparición pública junto a la reina Letizia y las dos niñas, otra manera de empezar a abrir los jardines aunque, de momento, solo sea en foto. El Rey se mostró de acuerdo con la propuesta a la espera de que el gobierno balear, propietario de parte del recinto de Marivent y responsable de su mantenimiento, articule las medidas para que los ciudadanos accedan al recinto.

Los jardines de Marivent no son los de Babilonia pero es propiedad de todos los mallorquines, incluso de los menorquines e ibicencos que, con sus impuestos, pagan el mantenimiento que supera el millón de euros al año. La familia real ya paga, y de sobras, con su presencia por el reclamo que supone para los turistas y, sobre todo, por su contribución a la buena imagen de Mallorca, como destino de vacaciones pero es lógico que, en estos tiempos, pueda abrirse al público un espacio al menos para que, quienes accedan a le vean que no es para tanto. No hay lujos, ni fuentes mágicas, ni pasajes suntuosos, únicamente un campo de árboles frutales, una pineda que cae sobre el mar y, sobre todo, unas magníficas vistas. Quizá lo más interesante para la gente será poderse hacer una foto en el mismo lugar en el que, año tras año, ha posado el Rey, tanto el actual como su padre, don Juan Carlos, con personalidades de medio mundo.

Mientras tanto, las que se hicieron la foto fueron las dos hijas de los Reyes, muy formalitas y muy mayores. Al inicio de la sesión fotográfica, don Felipe, doña Letizia y las niñas saludaron uno a uno a los representantes de los medios de comunicación. Leonor, más tímida y Sofía mucho más suelta, quizá porque la primera ya empieza a ser consciente de su papel como heredera. Hay que reconocer que la Reina, y supongo que también el Rey, están educando a sus hijas para que crezcan como niñas sin privilegios y sin tonterías pero también explicándoles claramente cuál es su papel. Leonor es un calco de su padre y como él, parece sensata y responsable, mientras Sofía, más espontánea, quizá porque ya se sabe más libre que su hermana, recuerda al carácter de su madre. Las dos niñas parecen muy apegadas a su padre que, de acuerdo con la edad que tienen, seguramente es su héroe.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...