Corte y confección

Cuando a Fran le cogió una vaquilla

Mariángel Alcàzar
La foto más polémica de Fran Rivera

Más Sobre...

Polémicas de famosos

28 de enero de 2016, 10:13

Con lo bien que iba Francisco Rivera Ordóñez, feliz padre y esposo y sensato hermano, y no se le ocurre otra cosa que hacerse una foto con su hija pequeña, Carmen, en brazos toreando una vaquilla y, encima, colgarla --la foto, no la niña – en una red social. Y es que hay gente que no piensa, no el hecho en si que, sinceramente, tiene el mismo peligro que llevar al niño en el carrito de Mercadona, sino en las repercusiones que iba a tener el hecho de retransmitir en público tamaña escena. No será el primer torero que le da un capotazo a una pobre vaquilla con su hijo en brazos, como no será el primer padre que lanza al aire un bebé, lo monta en una bici, lo tira en una piscina para que aprenda a nadar o simplemente le suelta la mano al cruzar una calle, por no hablar de los padres que dejan jugar y hasta dormir a sus hijos pequeños con unos perros que les doblan o triplican el tamaño. Todos son riesgos más o menos controlados y si los comparamos con las situaciones de peligro real que vivían los niños hace, pongamos 50 años, los de hoy en día son de risa. Es obvio que Fran Rivera era consciente de lo que hacía y también de que controlaba la situación, aunque ya se sabe que cualquier situación se puede descontrolar. Pero ese no es el caso.

Relacionado con esta noticia

La cuestión es que hacer ostentación de la práctica del toreo está mal visto y Fran Rivera debía saberlo. Qué necesidad tenía de publicar la foto para que tener que oír como se le criticaba, no por estar en una capea, que ni eso, sino por “torear” con la niña como se ha llegado a decir, pues ni que se la hubiera llevado a Las Ventas frente a un toro Mihura. Entre los antitaurinos hay tantos indocumentados y radicales como entre los que defienden la llamada fiesta nacional, pero a los unos y a los otros Fran Rivera les ha servido la polémica en bandeja.

Para un hombre que controla todas sus apariciones públicas y que, en la mayoría de las ocasiones, saca rédito económico, la actitud de mostrar un acto tan privado como el primer paseo de su niña delante de una vaquilla es, como poco, una insensatez pero no es la única, ni es el único. La afición de los famosos por colgar fotografías en las redes sociales haciendo el memo es aún más incomprensible que la disposición de millones de ciudadanos anónimos a hacer pública su vida, ya que éstos finalmente logran su minuto de gloria o simplemente pretenden amplíar su red de seguidores.

Algunos famosos cuelgan fotos privadas para fastidiar a los reporteros gráficos pero la mayoría lo hace por los mismos motivos que las personas anónimas: por vanidad, para presumir o porque les da la gana. En el caso que nos ocupa, probablemente Fran ha querido presumir de hija y de una tradición que forma parte de su vida y de sus recuerdos, aunque todo sea ya un pelín antiguo. Pero tan ingenuo ha sido él como exagerados los que se le han echado encima.

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...