Corte y confección

Chabelita no se encuentra a sí misma

Isa Pantoja

1 de octubre de 2016, 12:38

Solo Belén Esteban maneja como nadie la introducción de nuevas tramas con las que alimentar su personaje. Ya nadie se acuerda de sus líos con Jesulín de Ubrique, el primer coprotagonista de la historia de su vida contada por ella misma y lo mejor del caso es que desde que el torero ha sido relegado a un puesto de secundario, tampoco él interesa lo más mínimo. Belén les alimenta a todos y, algunos, en el sentido literal de la palabra y cuando deja de hacerlo los que no tienen medios propios pueden morir de inanición.

Es la gran maestra pero no consigue crear escuela ya que los muchos personajes que pretenden, como ella, convertir su vida en su forma de ganarse el pan no lo logran. La niña Chabelita, por ejemplo, incluso ha dejado que le gane el terreno su prima Anabel Pantoja que borda como nadie un papel que más que sobrina la hace aparecer como auténtica hija de la cantante a quien, por cierto, cada día se parece más si comparamos lógicamente fotos de ambas a la misma edad.

Chabelita no consigue pasar del cortometraje y por más dramas y tramas que intente protagonizar nunca llega al largo o a la superproducción. Echó a perder un argumento que podría haber rentabilizado con mejores resultados si cuando apareció su madre biológica, en vez de actuar como lo que es, una niña caprichosa que se ha buscado la vida, hubiera realizado algún tipo de acercamiento aunque solo hubiera sido de carácter humanitario. Si la relación con su madre adoptiva hubiera sido suficientemente sólida, incluso esta podría haberle instado a mantener algún tipo de contacto con la mujer peruana que la trajo al mundo, pero tampoco estaba Isabel Pantoja como para ponerse a pensar en los demás, una práctica, además, para la que no está demasiado entrenada.

Los amoríos de Chabelita tampoco dan para mucho. Alberto Isla, el padre de su hijo Albertito, está desaparecido y su actual pareja, Alejandro Albalá, carece de interés. La hija de Isabel Pantoja tampoco ha aprovechado lo suficiente la historia con Dulce quien, tras su paréntesis de estrellato por su participación en 'Supervivientes', ha vuelto a su papel de niñera entregada al servicio de Chabelita. Otra que tal, quejándose de que en Cantora se dejó la vida y le pagaron con desprecio y ahora se sitúa dos pasos por detrás de Chabelita como si fueran María Teresa Turrión (la nanny de los príncipes Jorge y Carlota) y la duquesa de Cambridge. Sin olvidar que Chabelita ya ha anunciado que si Alejandro Albalá consigue trabajo como auxiliar de vuelo, la parejita y el niño volarán por ahí y Dulce se quedará compuesta y sin niño que cuidar.

Ahora Chabelita ha aprovechado la próxima boda de su hermano Kiko para lanzar dudas sobre su presencia y su participación activa en el evento y sobre todo para abrir una herida que mejor le convendría cerrar: la brecha entre los dos hermanos como consecuencia de que uno es hijo biológico de su madre y la otra, adoptiva. El hijo de Isabel Pantoja expresó, en línea con su catadura moral, lo que ha vivido y oído en su casa, comentarios despreciables del tipo “esa niña tendría que estar agradecida por la vida que le hemos dado”, pero Chabelita no debería caer en esa trampa, ni aprovechar esa indignidad familiar para sacar tajada.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...