Corte y confección

Bimba, la luz que iluminó a Miguel Bosé

Miguel Bosé Bimba Bosé
Bimba, la luz que iluminó a Miguel Bosé

Más Sobre...

Modelos Muertes y fallecimientos de famosos Cantantes famosos

26 de enero de 2017, 10:40

La desaparición de Bimba Bosé ha generado una ola de afecto hacía una mujer que fue libre y que, desgraciadamente, murió demasiado pronto pero también la reacción de una serie de miserables descerebrados que, amparados en el anonimato de las redes sociales han aprovechado la ocasión para dar cumplida cuenta de su indecencia con especial inquina hacia Miguel Bosé. También han dado la nota y la cara personajes como Antonio Burgos un señor muy serio, periodista sevillano y pretencioso incluso para los sectores más clasistas de la ciudad andaluza, que se permitió el lujo de reírse de la frase publicada en twitter por Miguel Bosé en la que le deseaba “buen viaje” a su querida sobrina. Burgos, que no debía tener otro culo que 'arrascar', que diría mi abuela, prácticamente se rió de quienes, a la hora de la muerte, evitan las alusiones al cielo o al más allá sin tener en cuenta que de existir Dios, seguramente es más fácil que Bimba esté a su lado que los que utilizan la religión para justificar sus pecados.

Relacionado con esta noticia

Menos mal que han sido más los que han llorado la muerte de Bimba, algunos con esperanza como Mario Vaquerizo y otras con realismo como Bibiana Fernández, una de las mujeres más inteligentes que conozco, quien, en la puerta del tanatorio, cuando alguien quiso quitarle hierro a la situación, se reafirmó en su pena sin restarle emoción ni esperanza. Para demostrar la influencia positiva que Bimba Bosé ha tenido en tanta gente basta con escuchar a Pedro Almodóvar quien, lejos de ser ese personaje que, en sus últimos años, parecía caminar a un palmo del suelo, volvió a ser una persona cordial, atento y hasta humilde que no huyó de los micrófonos sino que aprovechó la ocasión para recordar a su amiga fallecida y la luz que había dejado en el mundo.

Bimba era la última estrella de la familia formada por el torero Luis Miguel Dominguín y la actriz italiana Lucía Bosé, una pareja que fue muy, pero que muy famosa en los 60 y los 70 e incluso en los 80 cuando Miguel Bosé recogió la estela de la fama de sus padres y se lanzó a la canción. Que tiempos aquellos en los que se quiso contraponer la hombría del padre torero frente a la fragilidad del hijo cantante quien, por cierto, con los años ha demostrado estar hecho de un material más sólido que de su progenitor. La popularidad de Miguel Bosé arrastró también a sus hermanas que siempre han estado a su sombra: la mayor Lucía se casó muy pronto con un italiano, padre de Bimba y Olfo, quien, a la hora de la separación, decidió quedarse con los hijos que no vieron a la madre en un año y medio. Paola, la hermana pequeña de Miguel, se unió a José Coronado, un galán cuyo paso por el clan Bosé le convirtió en actor, y tras ejercer de modelo alternativa, acabó también por pasar a un segundo plano. Lucía y Paola tuvieron nuevas parejas y nuevos hijos, pero solo Bimba destacaría con los años.

Miguel Bosé se quedó como única estrella de la familia pero el brillo de su personalidad siempre ha quedado opacado por cierta actitud de recelo, o de autosuficiencia, que en los últimos años conservando su categoría de artista reconocido pero quizá menos querido. Y fíjate tú, fue Bimba quien volvió a poner luz en su tío tras acompañarle en el dúo de “Como un lobo”. Si aquella chica lo quería, lo admiraba y entre los dos había tanta complicidad, no había duda de que Miguel Bosé no era tan ogro como el que quería, a veces, aparentar. Bimba ha hecho buena a mucha gente y solo por eso merecen respeto todos los que la rodearon.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...