Corte y confección

Bertín, for president

Mariángel Alcàzar
fabiola y bertin especial navidad en la tuya en la mia

Más Sobre...

Mi casa es la tuya

24 de diciembre de 2015, 14:28

Si hay que nombrar un hombre del año, Bertín Osborne gana seguro. No solo porque su programa “En la tuya o en la mía” se ha convertido en el fenómeno televisivo del año, sino porque él mismo se ha presentado en una persona a la que admirar y querer. Aquel golferas, simpático y un poco frívolo ha conseguido mostrarse con un hombre íntegro y decente que ha transformado las penas en alegrías, qué mejor mensaje navideño que ese.

Relacionado con esta noticia

La víspera de Nochebuena, en su programa especial, mano a mano con su mujer Fabiola Martínez Benavides, nacida en Maracaibo (Venezuela) el 28 de diciembre de 1972, de modo que está a punto de cumplir 43 años, Bertín, de 61 años, dio una lección difícil de olvidar. Un artista de la palabra capaz de reírse de sí mismo con sus torpezas culinarias, su incapacidad para ser un marido de manual, que, sin embargo, conmovió a España entera cuando recordó el momento en el que nació su hijo Quique, y una Fabiola recién parida y llorosa le pidió perdón por no haber tenido un hijo sano. Eso que podría interpretarse de muchas maneras y habrá quien piense que Fabiola no debería sentirse culpable, pero fue un momento televiso tan intenso y tan íntimo que difícilmente podía preparase y maquillarse. Fabiola estaba hundida tras dar a luz y Bertín, en aquel momento, se puso en su lugar. No habló del niño, que aquellos momentos se debatía entre la vida y la muerte, sino en lo que sentía la madre. A ver quien es el guapo que lo mejora.

Seguro que la pareja, y más con lo que están pasando, tiene sus malos momentos y, como en cualquier matrimonio, en alguna ocasión uno estará harto del otro, pero lo que transmiten es que entre ellos hay algo parecido a lo que se llama amor. Entre ellos y hacia sus hijos y el resto de sus familiares. El hecho de que su hijo Quique esté afectado con parálisis cerebral no les ha paralizado a ellos, sino todo lo contrario. Es verdad que tienen posibilidades económicas para solucionar algunas cuestiones logísticas pero, en estos temas tan importantes, no parece que el dolor sea menor por tener mayores posibilidades económicas.

Es verdad, lo que en otro programa Bertín comentó con Samantha Vallejo-Nájera, madre de Roscón, un niño con Síndrome de Down, que los padres de niños discapacitados descubren cosas de sí mismos que hubieran quedado ocultas toda la vida. Y es cierto que a Bertín Osborne, su hijo le ha cambiado la vida porque ha sacado lo mejor de sí mismo para dibujar un perfil incompleto hasta ese momento. El niño y también su convivencia con la venezolana con la que, según parece, ha conectado más allá de lo establecido incluso en los mejores matrimonios

Si hay un mensaje de Navidad, el que ha lanzado Bertín en los últimos meses podría servir. Es televisión, claro, y no se nos olvida que detrás hay un espectáculo, pero ya puestos este es de los buenos

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...