Corte y confección

Belén Esteban no se casa con nadie

Belén Esteban Rocío Carrasco Kiko Rivera Kiko Matamoros Makoke
Belén Esteban
Gtres

Más Sobre...

Bodas famosos

24 de septiembre de 2016, 12:18

Las grandes familias tienen problemas. A Belén Esteban le han descubierto un hermano quejica, cuyos mensajes a Toño Sanchis demuestran, al menos, que hubo un momento en el que el mánager de la princesa del pueblo era también una especie de niñera malvada que además de sus cuentas se ocupaba de sus cuentos. Menos mal que Belén tiene arrestos para reconocer que su vida tiene agujeros negros por los que han transitado traidores, incluida ella misma quien en un momento fue su propia enemiga. Con todo lo que es y lo que ha sido, Belén sigue manteniendo la atención pública por esa gestión tan visceral que hace de sus emociones, frente a otros sujetos y sujetas a los que se les ve de lejos que guionizan sus vidas y hasta sus miserias desde el momento que descubrieron que peor sería tener que trabajar. A Belén Esteban no le hace falta casarse con nadie para mantener los focos sobre su persona.

A falta de la boda de Kiko Rivera, la tercera en un mes tras las de Rocío Carrasco y Kiko Matamoros, una cosa ha quedado clara, en la del hijo de Isabel Pantoja no faltarán sus hijos, pues los pequeños Francisquito y Ana aún son demasiado pequeños para meterse en un lío, siempre, eso sí, que Jessica Bueno, la madre del niño, no salga con algún inconveniente. En cualquier caso, la modelo sevillana, ahora casada con el futbolista Jota Peleteiro, recordará, con alivio, sin duda, que ella pudo ser la novia en la boda de Kiko Rivera si se hubiera cumplido el anuncio que hicieron y que, como se ha comprobado, nunca llegó a materializarse.

Casarse por la exclusiva tiene sus ventajas y muchos inconvenientes pero siempre queda la duda de si los novios deciden darse el sí por el capital amoroso o por el interés comercial. A los novios, aunque lo parezca, las bodas no les han salido gratis; han pagado los gastos pero para todos han tenido unos costes familiares que no sé yo cuando podrán amortizar. Repasando los patrocinadores de la boda de Matamoros y Makoke está claro que han puesto más empeño en convertirse en un soporte publicitario que en los protagonistas de un acontecimiento familiar. Vamos que la boda parecía una superproducción de Hollywood y los novios dos actores representando un guión. Hasta Makoke dejó que la vistieran con un traje nupcial que parecía de muestrario y la peinaran con unas extensiones que ni las de Rociíto en su boda con Antonio David Flores. Eso por no hablar de los modelitos de las invitadas, incluido el de Terelu Campos quien debía desterrar de su armario esos vestido de talle alto que le resaltan la anchura de busto y la estrechez de caderas.

Al menos Makoke puede presumir de que todos sus hijos, Javier Tudela y Ana Matamoros, fueron a su boda y a Kiko Matamoros hay que reconocerle el mérito de lamentar públicamente la ausencia de sus cuatro hijos mayores, nacidos de su matrimonio con Marian Flores mientras Rocío Carrasco no consideró una merma en su nivel de felicidad el hecho de que sus hijos Rocío y Flores no fueran convocados al evento nupcial.

Con esos dos hitos en la historia de los desencuentros familiares, queda por ver quien faltará a la boda de Kiko Rivera e Irene Rosales. De momento, a dos semanas del enlace, mientras el novio anda haciendo el memo con sus despedidas de soltero, su cuñada Eva González ya ha anunciado que quizá no pueda asistir debido a que ese día, 7 de octubre, le han puesto la grabación de 'Masterchef' y su hermana Chabelita está mareando la perdiz buscando un motivo, que bien podría ser su espantada en la boda, para recuperar un protagonismo al que le han quitado más puntos que a su carné de conducir. Hay que ver lo poco que ha durado esa niña en el primer plano del famoseo; como no se invente pronto una trama de la que tirar el hilo y volver a atraer los focos no va a tener mas remedio que ponerse a trabajar.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...