Corte y confección

Antonio Banderas, en su jaula de cristal

Bertín Osborne Antonio Banderas
antonio banderas en su jaula de cristal

Más Sobre...

Mi casa es la tuya

13 de septiembre de 2016, 09:47

Antonio Banderas no se cree el mejor actor de mundo, un papel que interpreta a la perfección Javier Bardem, ni tan siquiera tiene en su haber un papel de esos que quedarán en la historia del cine, pero es el actor que mejor ha sabido aprovechar las oportunidades que se le han presentado y aunque podría haberse convertido en un divo insoportable no se ha olvidado nunca de ser una persona simpatica y amable. Verlo en esa casa de Surrey (Inglaterra) recibir para el programa 'Mi casa es la tuya' a Bertín Osborne y a la ya un poco pesadita Fabiola, acompañado por su novia Nicole Kimpel (una mudita que por fin ha hablado), ha sido como ver una película en la que un actor con mucho recorrido artístico se interpreta a sí mismo sin creérselo demasiado.

Relacionado con esta noticia

Banderas es, entre todos los actores que han traspasado fronteras, el que mejor se lo ha montado. Trabajar en Hollywood es multiplicar por mil los ingresos y prueba de ello es que, en la actualidad, Banderas puede sumar a sus muchas posesiones su nueva casa de Inglaterra en la que, además, se le debe ir un presupuesto solo en limpiacristales, porque hay que ver la de paredes transparentes que tiene la mansión.

Allí, feliz como una perdiz y entre clase y clase de la academia de diseño Saint Martins, comparte la vida con la gemela de Bárbara Kimpel, la mujer que, según confesó a Bertín, fue la primera hermana que conoció pero no le hizo tilín, cosa que sí sucedió con Nicole. Qué diferencia a las dos gemelas, nada, según Banderas, pero ya ves lo que son las cosas Bárbara llegó primero pero no en el momento oportuno y poco después su hermana, exactamente igual, conquistó al malagueño que quizá avanzada la noche estaba más sensible al amor. Las dos hermanas estaban en una fiesta del festival de cine de Cannes de donde Banderas ya salió de la mano de Nicole y unas semanas después anunció su divorcio de Melanie Griffith con quien el actor se había casado en 1996, un matrimonio que permitió al actor consolidar su presencia en Hollywood. A Melanie, lógicamente, no le hizo ninguna gracia y estuvo mandándole indirectas a la novia de su exmarido del estilo “te quedas con las sobras” y cosas poco agradables pero mira tú lo que le importaba a Nicole quien, sin que se sepa muy bien si es verdad o no lo de que es asesora de inversiones o más bien buscadora de oportunidades de negocio, se instaló al lado de Antonio Banderas y ahí sigue.

No debe ser ningún sacrificio que Antonio Banderas te elija como novia; todos son ventajas: te lleva de fiesta en fiesta, aunque las de Starlitte de Marbella sean un coñazo, te ponen casa en Surrey y el caballero, que acaba de cumplir 56 años, está estupendo. Melanie, una vez firmado el divorcio por el que recibe una suculenta pensión mensual además de haberse repartido casas y bienes, solo se pone pesada cuando le da por colgar en las redes sociales fotos del álbum familiar con emoticones de corazoncitos. Siempre ha sido un poco infantil con esa vocecita que tenía con la que lanzaba sus grititos agudos de “Antoniooo” , casi tan insoportables como el “Pedroooo” de Penélope Cruz al anunciar el Óscar a Almodóvar.

Total que Banderas es un chico estupendo, siempre agradable y atento, pero no se yo si me creo mucho lo de Nicole y lo de que estudia diseño para seguir a fondo el proceso de su colección de ropa para hombre esa que, tiene como gran novedad, un polo sin cuello, antiguamente llamado camiseta. Todo es tan perfecto que o es verdad o ciertamente Banderas merece un Óscar.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...