Corte y confección

Ángel Garó no tiene ninguna gracia

Ángel Garó
Angel Garó

Más Sobre...

Televisión Sálvame Telecinco Sábado Deluxe

13 de junio de 2017, 11:18

Lo mejor que le podía pasar a Ángel Garó es que pasara definitivamente a habitar en el olvido, pero su narcisismo no se lo permite. El artista, que Chicho Ibáñez Serrador encumbró tras contratarlo para la última o penúltima etapa del “Un, dos, tres…”, nunca tuvo puñetera la gracia pero el genial director del concurso logró que la gente riera sus astracanadas: su humor pudo ser absurdo o surrealista pero siempre fue una solemne tontería. Más tarde, en su paso por los programas del inefable José Luis Moreno, otro cuyo ego no cabe en este mundo, Garó ya dio la medida de lo que era capaz pero incomprensiblemente él y sus insufribles personajes Juan de la Cosa, Chikito Nakatone, Pepe Tárburi, Maruja Jarrón y Maruchi siguieron dando la tabarra.

Se acabó la tele y Garó, afortunadamente, salió de nuestras casas y ya solo tuvieron que aguantarle quienes pagaban por asistir a sus espectáculos. Poco se ha sabido en los últimos diez años de él, aunque hay constancia de que ha seguido actuando y lo ha hecho, sorprendentemente, como humorista de culto ante un público pretendidamente intelectual que le debió hacer creer que realmente era un artista excepcional. Más tarde, ya instalado en Málaga incluso ha impartido clases de interpretación bajo el reclamo de un nombre asociado a la memoria del inolvidable concurso y a la fama obtenida en la televisión, ya se sabe que en ocasiones salir por la tele es ya suficiente mérito en sí mismo y si no que se lo pregunten a todos los grandes hermanos, supervivientes y demás. Si es verdad que Ángel Garó ganó mucho dinero y que incluso pudo invertir en arte, más le hubiera valido haber seguido en las sombras porque su regreso al primer plano no ha hecho más que confirmar que ese hombre se ha perdido en sus propios delirios.

De momento, un novio le ha acusado de maltrato, un tema suficientemente serio como para que ni el mismo afectado lo frivolizara aprovechando la ocasión para sacarse dos, o mil duros, apareciendo en un programa de televisión. A raíz del incidente, que según explicó el propio Garó en 'Sálvame Deluxe' le llevó a estar detenido en dependencias judiciales durante 27 horas, han aparecido cintas de audio y vídeo en las que el pretendido artista ha mostrado varios estados de ánimo y todos para echar a correr. Desde la altanería de chillarles a unos guardias municipales, desnudo desde un balcón, porque el camión de la basura hacía ruido, a humillar a sus interlocutores con sus ínfulas de artista sin aceptar su propia decadencia. Un espectáculo lamentable en todos los sentidos, de los más penosos que se han visto en televisión, en donde al paso que vamos algunos invitados deberían ser sometidos a los controles anti lo que sea antes de entrar en el plató.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...