Corte y confección

Anabel Pantoja, la sobrínisima en la cuerda floja

Mariángel Alcàzar
Anabel Pantoja

Más Sobre...

Sálvame

7 de febrero de 2017, 10:51

El papelón de Anabel Pantoja, la sobrinísima es digno de estudio. La joven es hija de Bernardo Pantoja uno de los tres hermanos de la cantante, ahora desaparecido pero conocido en su momento porque tras separarse de la madre de Anabel tuvo un 'affaire' con la torera Ángela Martínez y precedió a su hermana en el camino a la cárcel ya que en 1991 pasó un tiempo en prisión por un delito de falsedad documental.

Anabel, dos años más joven que su primo Kiko, se ha criado siempre a la sombra de Cantora y fue la niña bonita de su tía, que deseaba más que nada en este mundo tener una hija, un puesto que conservó incluso tras la llegada Chabelita y que sigue ejerciendo ahora cuando, además, ha convertido en profesión su papel de “casi una hija de Isabel Pantoja”.

La chica llegó a la tele como defensora de su primo Kiko Rivera cuando éste se fue a la isla de 'Supervivientes', en la que duró lo que tardó en sufrir un ataque de gota. Pero Anabel se ganó un puesto en la tele y una úlcera, a juzgar por lo que sufre al ejercer el papel que le han asignado: aguantar lo que se dice de su tía e intentar con más pena que gloria defender los intereses familiares. Dejó su profesión de maquilladora por la tele, aunque su tía la contrató como asistente en su etapa AAG (Antes de Alcalá de Guadaira) y esperaba acompañarla en su gira de retorno a los escenarios aunque su primo Kiko la ha puesto contra las cuerdas, dándole a escoger la tele o la tela de las batas de cola de su tía que le tocará planchar.

A Kiko Rivera no le gusta que Anabel participe en programas de televisión y, en el fondo, con su hostilidad refleja, en cierta manera, un grado de envidia porque la joven, aunque sufra, que sufre, gana sus perrillas en la tele y él, no. Eso sin tener en cuenta que el hijo de la Pantoja, verdadero patrón de la familia, muy por encima, incluso de su tio Agustín, cree que el único con derecho a repartir patentes de portavoz de Cantora es él mismo.

Menuda banda que interpreta una música desafinada en torno a la primera figura que solo conserva a su lado a los familiares que precisan de su cercanía para ganarse la vida de una manera fácil en apariencia pero muy costosa para su salud. No le iría mejor a Anabel, aprovechar los contactos que ha hecho en televisión para retomar su carrera como maquilladora, alejarse de Cantora y vivir su propia vida antes de que la utilicen los unos y la otra y se quede seca.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...