Corte y confección

La amnesia vital de Rocío Carrasco

Rocío Carrasco
Rocío Carrasco

6 de septiembre de 2016, 08:52

Que Rocío Carrasco se case no es lo verdaderamente importante sino en las circunstancias en las que ratificará por lo legal su relación con Fidel Albiac, 17 años después de haberlo conocido en una playa de Chipiona, demostrando que no es supersticiosa ya que fue en ese mismo lugar donde se topó, cuando solo tenía 16 años, con Antonio David Flores que tan mal resultado le dio.

Relacionado con esta noticia

La hija de Rocío Jurado ya no pisa Chipiona, al menos que se sepa. La casa que era propiedad de su madre, desde donde toda la familia veía el paso de la Virgen de Regla, fue heredada por su tía Gloria Mohedano de quien, sin que se sepan las razones, está distanciada, tanto que no la ha incluido en la lista de invitados a la boda. En la localidad gaditana donde nació en 1946, está enterrada Rocío Jurado y también los mejores años de la niña Rocío, ahora aparentemente feliz por su nueva boda y su estabilidad personal. Rocío Carrasco tiene un gran dominio de sí misma y sufre en silencio y en la intimidad o, realmente, ha decidido vivir una nueva vida y cortar por lo sano (o quizá por lo enfermo) con todo lo que no sea Fidel y las Campos; sus incursiones en la televisión y en las revistas para que la maquillen y la peinen y verse guapa y, sobre todo, para disfrutar de la herencia que le legó su madre.

Un renacimiento en toda regla, una amnesia vital que debe ser la única manera de seguir adelante considerando que no se habla con su hija, Rocío Flores; que la próxima mayoría de edad de su hijo David puede abrir otro frente con su ex; que ha roto las relaciones con la familia de su madre, excepto y ya veremos, con su prima Chayo Mohedano y la madre de ésta, Rosa Benito; que también se ha distanciado del viudo de su madre, José Ortega Cano, y de sus hermanos adoptivos, la tranquila Gloria Camilla, (a quien por cierto más le valía quedarse al margen de las peleas familiares) y el conflictivo José Fernando que asegura estar invitado a la boda de Rocío Carrasco aunque no se lo cree ni él. De la familia de su padre, el malogrado Pedro Carrasco, ni se sabe, aunque en su día rompió del todo las relaciones con Raquel Mosquera.

Es cierto que de todos los personajes que componían el mundo Rocío Jurado a algunos habría que darles a comer aparte y también que te tocan como familia y te dan ganas de huir a Constantinopla. Puede que si Rocío Jurado levantara la cabeza se espantara por la destrucción de su familia, pero quizá la postura que Rocío Carrasco ha tomado en la vida tiene su explicación en la adoración que la madre tenía por la hija a quien convirtió en una especie de princesa caprichosa que ante los problemas de la vida cambia de canal.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...