Alba Carrillo
Gtres

Más Sobre...

Televisión Modelos Familias Hijos de famosos Bodas famosos Parejas famosos Padres famosos Sálvame Telecinco

21 de septiembre de 2017, 14:01

Alba Carrillo empezó mal pero ha sabido rectificar y ahora, tras su fichaje como colaboradora especial de 'Sálvame' nos puede deparar tardes de gloria. Le conviene, eso sí, no tomárselo en serio y saber, desde el primer momento, que, en buena parte, la han contratado para reírse un poquito de ella. Hacerle bajar por las escaleras vestida de animadora, con pompones incluidos, ya indica que su papel es el de payasita, aunque ser la desquiciada favorita de Jorge Javier Vázquez es un buen escudo.

El primer encargo que le han hecho a la ex de Feliciano López y Fonsi Nieto ha sido el de investigar el porqué de la destitución de Conchita Martínez como capitana del equipo masculino de Copa Davis. No pudo investigar nada, primero porque no tiene ni idea y segundo porque los probables contactos que pudiera tener en el mundo del tenis huyen de ella como de la peste. Como no pudo aclarar lo de Conchita Martínez, Alba Carrillo no pudo lucirse mucho pero no estaba todo perdido ya que su aparición en 'Sálvame' coincidió con el anuncio del compromiso matrimonial entre Fernando Verdasco y Ana Boyer, tenista él, hija de Isabel Preysler, ella.

Alba estuvo brillante al adornar a la novia, Ana Boyer, con calificativos positivos y mordaz al no calificar, ni bien, ni mal, a Fernando Verdasco quien automática salía perdiendo con respeto a su novia. Se extrañó de que Ana, siendo tan "culta", pudiera tener algún tipo de conversación con el tenista y recordó que la parejita que ahora anuncia su boda, estuvo invitada a su propio enlace y ya, embalada, contó que en el banquete Verdasco confundió a su padre, el de Alba, con un camarero, para demostrar que el tenista no tiene mucha retentiva.

Lo que está claro es que en la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco, Alba no estará presente, a menos que en las próximas semanas se ennovie con Enrique Iglesias, y tampoco el padre de la novia, Miguel Boyer, fallecido hace ahora tres años. A Ana Boyer la podría llevar al altar Mario Vargas Llosa, el nuevo tito de los hijos de Isabel Preysler dado que el premio Nobel ha ocupado, en la casa de Isabel Preysler, el espacio en el que se movió el padre de Ana desde el dormitorio, quien sabe si en la misma cama, hasta la biblioteca -y eso sí se sabe-, donde se sienta en el mismo sillón que utilizó quien fue todopoderoso ministro de Economía.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa ya son una pareja consolidada aunque no parece que tengan en mente una boda, total no tienen ninguna necesidad y sí muchas posibilidades de liarse con herencias, reparto de bienes y demás. No digo que sea el caso, pero algunas viudas no se vuelven a casar para no perder la pensión de viudedad. Además, Isabel Preysler mantiene su reinado a base de alimentar, con mucha distinción y habilidad, su leyenda de mujer misteriosa, así que creo que prefiere preparar la boda de su hija Ana más que la suya propia.

Entre sus cinco hijos, Isabel Preysler ya ha preparado tres bodas. Chabeli se ha casado dos veces, la primera, y fallida, con Ricardito Bofill y la segunda con Christian Altaba con quien tiene dos hijos, Alejandro y Sofía. Julio José se casó a los 40 años con la modelo Charisse Verhaert mientras su hermano Enrique, que ya tiene 42 años, lleva más de una década de novio de la ex tenista rusa Anna Kournikova. Los hermanos Iglesias Preysler están más o menos colocados, Ana Boyer ya ha anunciado su boda y falta Tamara Falcó, quien va camino de los 40 sin encontrar una pareja a su medida. Su boda sí sería súper interesante y súper todo, porque de todos los hijos de Isabel Preysler, Tamara, entre pija y naïf, es la más adorable.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...