Corte y confección

A Céline Dion le sienta bien el luto

Céline Dion
Celine Dion

Más Sobre...

Muertes y fallecimientos de famosos

26 de enero de 2016, 10:25

La boda de la cantante Céline Dion y el productor René Angélil fue un exceso estilístico solo comparable al que desplegó el también productor Tommy Mottola en sus respectivas bodas, también con dos cantantes, primero Mariah Carey y, una vez divorciado luego con Thalia. Las tres novias, cantantes ellas, se vistieron como si fueran Sissi emperatriz con trajes hechos con metros y metros de seda, cuajados de perlas, cristales y adornos. Céline llevó un tocado que imitaba al de las zarinas rusas y tanto Mariah como Thalia lucieron unas diademas que ríete tú de las reales. Las tres que habían empezado su carrera desde abajo ya tenían un puesto como cantantes de éxito pero su verdadero triunfo, el que les quitó para siempre el complejo de cenicienta, fue casarse como una princesa con su príncipe, aunque tanto Tommy Mottola como René Angélil les superan, en todos los casos, en más de veinte años.

Relacionado con esta noticia

Tanto René como Tommy se tomaron tan en serio su tarea de pigmalión que acabaron casándose con sus pupilas o protegidas. Tommy hizo dos intentos, ya que su matrimonio con Mariah Carey solo duró tres años, pero ya lleva 15 casado con la cantante mexicana Thalía, y hay que reconocer que fuera cuál fuera el origen de la unión entre René Angélil y Céline Dion lo cierto es que ambos cumplieron con el compromiso de estar unidos hasta que la muerte les ha separado.

René Angélil tenía 37 años cuando conoció a Céline que, con 12 años, quería abrirse un camino en la música. El guió su carrera, le hizo cambiar de imagen, y cuando la convirtió en una estrella internacional se casó con ella, lo que permite suponer que también la guió hacia sus brazos, finalmente era su obra, como Céline ha admitido en el funeral de su marido. “Fui su obra maestra, su canción, su sinfonía, y ahora debo seguir cantado sin él, por él”.René fue su guía, maestro y amante, todo en uno.

La unión entre René Angélil y Céline Dion podía no haber salido bien, por considerarse el su dueño y señor o porque ella, en algún momento, quisiera volar sola, pero no fue así, de modo que aunque la diferencia de edad, sobre todo en la época que ella era una adolescente, pudo presentar algunos problemas sino legales, sí al menos morales, no hay duda de que Céline Dion no quiso nunca salir del círculo de René Angélil quizá no conoció a ningún otro hombre pero, al menos, el que le tocó la trató como a una reina.

La pareja vivía por y para la carrera de la cantante y hasta el funeral por René fue diseñado por él mismo para mayor gloria de su esposa. La puesta en escena fue de una sobriedad absoluta y la dignidad con que Céline se presentó, completamente enlutada, en el velatorio de una elegancia jamás vista en un funeral, con el detalle del velo delante de la cara que, seguro marcará tendencia. A Celine Dion el luto le sienta mejor que a Electra, la heroína de Sófocles.

Dicen que René Angélil preparó su propio funeral para evitar que Céline tuviera que ocuparse en pleno duelo pero seguro que lo hizo porque si puso toda su vida al servicio de la diva qué motivo tenía para no hacerlo también a la hora de su muerte. El funeral fue un espectáculo magnífico que sin duda ha contribuido a acrecentar la fama de la cantante canadiense cuya vuelta a los escenarios será apoteósica.

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...