Vidas propias

"Su existencia se basaba en comer pescado y verduras a cascoporro"

ensalada
gtres

19 de noviembre de 2014, 08:00 | Actualizado a

Me llama Pau para contarme que, después de un año, ha roto con su novio. Pau tiene cuarenta y el muchacho veintitrés. El muchacho era la envidia de toda la cristiandad: guapo, cachas sin exagerar, simpático. Pero tenía un defecto: estaba todo el puñetero año a dieta. Pau también se cuida lo suyo pero lo del otro no tenía nombre.

 

Su existencia –según me relata Pau– se basaba en comer un pescado cuyo nombre no puedo recordar y verduras a cascoporro.

 

Pau quiso un día sorprender a su chico llevándolo a un restaurante buenísimo pero el muchacho le montó un pollo porque había descongelado verduras y pescado del dudoso nombre y en el restaurante tendría que saltarse la dieta. Fue ese día cuando Pau se dio cuenta de que esa historia no llegaría a buen puerto.

 

Cuando me lo estaba contando pensaba en P. Me gusta que se tome sus cañas, que le guste el vino como a mí y que no tenga inconveniente en cenar pizza. Un kilo de más siempre proporciona más felicidad que un kilo de menos.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?