"Si esperaba encontrarme a una Campanario dispuesta a cantarme las cuarenta me equivoqué de cabo a rabo"

¿Y tú qué opinas?

selfie jorge javier con campanario

13 de enero de 2015, 09:30

Cuando me dijeron que venía como invitada a ‘Hay una cosa que te quiero decir’ me sorprendió pero tampoco tanto. Eso es lo que tiene trabajar en una cadena tan imprevisible como Telecinco: cualquier cosa, por inverosímil que parezca, puede ocurrir. También pisó Isabel Pantoja la cadena después de años y años de encarnizada lucha.

 

Me preguntan miembros de mi equipo si quiero ver a Campanario antes de que entre en plató y decido que no. No quiero revolver antiguos malos rollos. Aunque si esperaba encontrarme a una Campanario dispuesta a cantarme las cuarenta por cómo traté a su madre en el ‘Deluxe’ me equivoqué de cabo a rabo. Entró en plató nerviosísima, le temblaba la boca, estaba descompuesta. Igual ella pensaba lo mismo que yo de ella: que iba a aprovechar para arrearle unas collejas. En cuanto le advertí que no era el lugar idóneo para una batalla se relajó.

 

He hablado por teléfono algunas veces con Campanario y hemos tenido buen rollo. Luego sucedió lo de su madre –llegué a expulsarla del plató del ‘Deluxe’– y supongo que en ese momento ella se acordaría de la mía y del resto de mi familia. A partir de ahí se cortó la comunicación y tampoco creo que se recupere: después de la grabación de ‘Hay una cosa que te quiero decir’ me dijo que cambiaba cada seis meses de teléfono y en ningún momento hizo el ademán de darme el nuevo. Tampoco se lo pedí.

 

Iba con ella Jesulín, que permaneció en todo momento en un segundo plano y que no paró de llorar con la sorpresa que le dieron a su mujer. Yo no sé cómo serán luego en casa pero advertí complicidad entre ellos. El viernes por la noche, antes de empezar el ‘Deluxe’, me llama Belén Esteban y me dice: “Oye, que tengo a varios periodistas en la puerta preguntándome que qué me parece la foto que te has hecho con Campanario y yo les he dicho que a mí me da igual, que yo te quiero muchísimo. Bueno, y te dejo que me voy a cenar con el Miguel”. Amén.

 

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.