Vidas propias

"Cristina Almeida repartió lecciones de libertad, sensatez y sentido común"

Cristina Almedia

25 de junio de 2015, 07:00 | Actualizado a

Cuando era pequeño me daban miedo los comunistas y el término que les describía: 'Rojos'. Ahora también se está intentando que le cojamos miedo a los 'rojos' pero al menos conmigo no lo están consiguiendo. Es más: las advertencias me suenan hasta ridículas. Trasnochadas. Antiguas. El sábado por la noche hago mi habitual ronda por las tertulias políticas y advierto que lo que antes me entretenía comienza ya a hartarme. Empiezo a cansarme de esos tertulianos que se colocan estratégicamente en los programas para armar bronca, meter mierda, animar el cotarro. Te tragas sin pestañear varias horas de programa y te vas a la cama con una extraña sensación de vacío aliñada de cabreo. Horas robadas al sueño viendo cómo se despellejan las derechas, las izquierdas, las ultraderechas y las izquierdas radicales. Este sábado tuve suerte: di con una entrevista que le hicieron a Cristina Almeida en ‘Un tiempo nuevo’. Estuvo apoteósica. Si los rojos que tienen que venir son como ella, que nos invadan ya. Repartió lecciones de libertad, sensatez y sentido común. Desde un sector demasiado amplio de la población se aboga por una juventud bien peinada, silenciosa y que no salga de casa para no sufrir ningún rasguño. Con un impresionante sentido del humor, Almeida abogó por una juventud contestaría, rebelde y protestona. Tiene más razón que una santa laica. Si no protestas a los veinte a los cuarenta ya eres un octogenario. Gracias a Cristina Almeida me fui a la cama rejuvenecido. Por una vez valió la pena quedarse hasta las dos de la mañana viendo la tele.

Noticias relacionadas

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?