"Qué bueno es Javier Cámara, me gustaría ser amigo suyo"

¿Y tú qué opinas?

7 de marzo de 2014, 10:30

Paso un fin de semana raro. Entre la siesta y ver ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ –qué bueno es Javier Cámara, me gustaría ser amigo suyo– quemamos el sábado.

Me gusta David Trueba: como director, como crítico de televisión pero, sobre todo, como escritor. Su novela ‘Saber perder’ es una de las mejores que he leído. El domingo me vienen a buscar a las 9 de la mañana para rodar un anuncio y no vuelvo a casa hasta las 5 de la tarde. Me sabe mal saber que P. está solo y al llegar a casa me doy cuenta de que me ha esperado para comer. Eso sí que es una prueba de amor: luchar contra el hambre hasta que llega tu pareja. No sé yo si la hubiera superado. Mientras almorzamos comentamos el caso de un amigo de nuestra edad –40 pasados– que se ha enrollado con uno de 20. P. dice que eso no lo entiende y se queda mudo cuando a mí se me hacen los ojos chiribitas imaginando cómo se lo debe pasar nuestro amigo con el muchacho. Yo me liaría antes con uno de 20 que con uno de 60 pero me reconforta saber que hay jóvenes a los que les gustan muy mayores porque a mí me quedan siete para cumplir 50 y convertirme, en el mejor de los casos, en un madurito interesante. Al caer la noche me entero de que mi amiga ha abandonado la UCI y ya está en planta. Vuelve la vida. Me voy a dormir un poco más alegre.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa