"Óscar Jaenada se come él solito toda la película"

¿Y tú qué opinas?

Jaenada Cantinflas
Gtres

4 de septiembre de 2014, 07:30

Llevo todo el mes encontrándome con inmensos carteles de ‘Cantinflas’, película que protagoniza Óscar Jaenada. Me hace especial ilusión verlos por Hollywood, me da subidón.

 



Admiro a Jaenada desde hace muchísimo tiempo. Me encantó en ‘Noviembre’, me fascinó en ‘Camarón’ y estaba deseando ver cómo se desenvolvía en ‘Cantinflas’.

 

La estrenaron el viernes y ese mismo día me planté en unos cines muy cercanos a Beverly Hills para irme a España con los deberes hechos. Óscar Jaenada se come él solito toda la película. La recreación que hace de ‘Cantinflas’ es absolutamente magistral: tierno, cariñoso y divertido pero también con serios conflictos internos que le pudieron haber llevado al abismo. Sólo un profesional muy comprometido con su trabajo puede hacer lo que hace Jaenada con su ‘Cantinflas’. 

 

El actor muestra en la película que la interpretación es una tarea complicada y rigurosa, reservada únicamente para personas con talento. Y él tiene muchísimo. Estoy convencido de que le van a caer premios a mansalva. Y si no tampoco debería  importarle mucho. Me da la impresión de que Óscar Jaenada es muy feliz con esa íntima satisfacción que produce el saber que te has entregado a fondo en tu trabajo. Su talento no necesita premios que lo certifiquen. Se le supone, como el valor a los mozos en la mili.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.

Temas Relacionados

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?