Vidas propias

"Miquel Roca no merece pasar a la historia como el abogado que se bajó los calzoncillos ante un verso suelto de la monarquía"

17 de febrero de 2014, 08:57

Javier Fernández, campeón de Europa de patinaje y abanderado del equipo español en Sochi, declaró al periódico ‘El Mundo’ que durante los Juegos Olímpicos “mejor que los homosexuales se corten un poco estos días y luego que sigan con su vida”.

Después pidió perdón en Twitter pero la idiotez ya estaba dicha. Si alguien es capaz de hacer ese tipo de declaraciones es que las tiene muy masticadas. Fernández debería ir con cuidado. Conociendo el pútrido cerebro de Putin no sería de extrañar que ordenara suspender la práctica del patinaje en Rusia por lo marica que es su vestuario. Hablando de ropa: qué ternura me produce la ropa de los participantes de ‘Mira quién baila’. Me retrotrae a mi niñez, cuando iba a los encantes –así llamábamos al mercadillo en Badalona- y me quedaba absorto contemplando los montones de ropa que vendían los gitanos. Qué de brillos, de encajes, de transparencias. Eso y la versatilidad de Noemí Galera me trae loco: lo mismo te habla de los gorgoritos de los chicos de 'Operación Triunfo' que de la manera de bailar un charlestón. Debería haberse postulado para defender a la infanta Cristina. Miquel Roca no merece pasar a la historia como el abogado que se bajó los calzoncillos ante un verso suelto de la monarquía. La improvisada rueda de prensa que ofreció tras la declaración de Cristina era más propia de un groupie cantando las alabanzas de su ídolo que la de un ponente de la Constitución.

Loading...