"Mi madre ha estado en casa y nuestro tema de conversación más recurrente han sido los animales"

¿Y tú qué opinas?

Jorge Javier Vázquez

21 de julio de 2014, 14:06

Mi madre era muy de toros e incluso de madrugar para ver los encierros de San Fermín. Pero su relación con el mundo animal cambió el día que apareció en su vida Pronto, nuestro recordado cocker. Dejó de ver toros y creo que tampoco ve ya los encierros porque hace tiempo que no pronuncia ningún comentario al respecto.


Esta semana ha estado en casa y nuestro tema de conversación más recurrente han sido los animales. En una de ellas P. sostenía que dentro de unos años nos llevaremos las manos a la cabeza al recordar que matábamos animales para comérnoslos. Fue entonces cuando mi madre nos habló de algo que sucedió muchísimos años atrás. Un día se presentó mi padre en casa y le dijo que esa noche iba a ir a cenar un ingeniero de la empresa. “Decidimos hacer conejo y fui a comprar uno. Antes te los daban vivos, vamos que hasta en los lotes de Navidad te ponían animales para que tú misma los mataras y cocinaras durante las fiestas. No sabéis lo que me costó matar al conejo, le tuve que dar golpes y más golpes y el pobre me miraba con unos ojos... Por la noche, al servirlo, fui incapaz de comerme ni un solo trozo”.  Nos quedamos un rato en silencio mientras los perros revolotean por la mesa. Estoy convencido de que todos estábamos pensando en ellos mientras mi madre estaba hablando. Cada vez me produce más dolor recordar que mis galgos han sido maltratados. Por no hablar de los que todavía lo son.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.