"Me gusta ver allí a compañeras que me recibieron con los brazos abiertos cuando llegué a Madrid hace ya veinte años, como Rosa Villacastín o Beatriz Cortázar"

¿Y tú qué opinas?

Jorge Javier Vázquez

16 de abril de 2014, 00:00

Amo el teatro y todo lo que lo rodea. Antes desde la distancia, como espectador. Ahora, gracias a los profesores de la escuela –que están todos en activo–, conozco un poco más las tripas.

Y encuentro que me gusta todavía más y quiero meterme poco a poco en se mundo. De ahí que cuando me entero que Ángel Ruiz –profesor de la escuela y uno de los mejores actores de este país– y el director Juan Carlos Rubio quieren levantar un espectáculo basado en la vida de Miguel Molina no tardo ni un segundo en decidirme a producirlo. Y me animo todavía más cuando César Belda acepta la dirección musical. Así nace Laboratorio de la Voz Producciones. El espectáculo lo presentamos con muchísima emoción el pasado miércoles en Cantares –lo que era antes El Corral de la Pacheca­–  y acuden un montón de medios. Me gusta ver allí a compañeras que me recibieron con los brazos abiertos cuando llegué a Madrid hace ya veinte años, como Rosa Villacastín o Beatriz Cortázar.  Estrenamos el espectáculo el primer fin de semana de octubre en Málaga, ciudad natal del artista, y luego continuamos la gira por Badalona, Cáceres, Granada, Lucena… Hasta febrero, mes en el que entrará en Madrid.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa