"Desde que hablé con Carlos Hipólito entendí por qué tiene encandilados a todos sus compañeros de profesión"

¿Y tú qué opinas?

carlos hipólito
gtres

12 de noviembre de 2014, 08:00

No me gusta ir a estrenos porque me muero de la vergüenza. De ahí que cuando llamaba a la gente para que acudiera al de ‘Miguel de Molina al desnudo’ en Madrid lo hacía con un poco de apuro porque sabía que podían recordarme que yo esquivaba cualquier tipo de invitación.

 

Pero después de lo que sucedió el martes en el Teatro Infanta Isabel me dan ganas de cantar a pleno pulmón ‘Viva la gente, la hay donde quiera que vas’. Estuvieron todos. Riéndose, emocionándose, levantándose al final de la obra para aplaudir a rabiar a Ángel Ruiz y a César Belda.

 

A mi gente ya le he dicho gracias. Pero también quiero dárselas a aquellos que acudieron al estreno aunque no nos conociésemos personalmente: Albert Rivera, Cristina Cifuentes o Ainhoa Arteta entre otros.

Y no puedo dejar de escribir de Carlos Hipólito, que también estuvo disfrutando con la función. Al finalizar tuve ocasión de contarle algo que me sucedió hace muchos años. Fui a verle a La Latina cuando protagonizaba ‘Historia de un caballo’ y quedé impresionado con su actuación. Quiso la casualidad que a los pocos días me lo encontrara en el puente aéreo y me moría de ganas por ir a felicitarle. Pero como por aquella época yo trabajaba con Ana Rosa Quintana comentando las revistas pensé que no le haría gracia que alguien que se dedicaba a algo tan frívolo le saludara. Se lo conté el martes y riéndose me dijo que no entendía que no lo hubiera hecho. No voy yo a descubrir a Hipólito como actor pero desde que hablé con él entendí por qué tiene encandilados a todos sus compañeros de profesión.

 

Al día siguiente del estreno comienza a funcionar el boca a boca y se produce un chorreo incesante de buenas noticias: casi no quedan entradas para las funciones de los martes en Madrid, a dos semanas vista se agota Aranjuez y el viernes cuando se abre la taquilla en el Arriaga para la función del 4 de diciembre nos comunican desde Bilbao que ese mismo día están vendiéndose ya las últimas localidades. Felicidad y agradecimiento absoluto.

 

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.