"Conforme van pasando los años el final del verano se vive con una tristeza diferente"

¿Y tú qué opinas?

Jorge Javier Vázquez

2 de septiembre de 2014, 07:30

Se van acabando las vacaciones. El sábado sale mi avión y tengo ya casi la cabeza más en Madrid que en Los Ángeles. Hoy ha empezado bien el día: al decirle al taxista dónde iba me ha preguntado si era de Nueva York y se me ha hinchado el ego en cuestión de segundos.

 



Quizás porque me halagaba que me viera pinta de tener un apartamento en Manhattan o porque mi inglés fuera tan americano que no podía ser de otro lugar que no fuera la Gran Manzana. Animado, he iniciado conversación con él. Era ruso y hablaba un inglés peor que el mío, que ya es decir. A tomar por saco mis ilusiones.

 

El final de unas vacaciones siempre produce sentimientos encontrados: ganas de llegar a casa, ganas también de volver al trabajo, pena por dejar atrás la época de sol y playa. Pero conforme van pasando los años el final del verano se vive con una tristeza diferente, con un ligero sabor amargo. Quizás porque eres consciente de que los veranos pasan cada vez más deprisa.

Por Jorge Javier Vázquez

Ya sé que no me conocéis y que nunca habéis oído hablar de mí… así que voy a aprovechar esta oportunidad para ir con frecuencia a mi archivo mental y vaciar la papelera en este blog en un intento de no colapsar mi ordenador personal, ya de por sí siempre lleno de ideas sin salida.

Lo más visto

  1. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa
  2. Kiko Matamoros: "Me gustaría que mi hija Ana tuviera relación con sus hermanos"
  3. Rocío Flores Carrasco habla claro: "Mi madre ni me va, ni me viene"
  4. El peor momento de Antonio Orozco
  5. El último susto médico de Belén Esteban