El espectador

"La visibilidad LGTB que ejercen rostros como Jorge Javier, Jesús Vázquez o Nando Escribano es esencial para el avance de la sociedad"

El hombre confuso
orgullo lgtb

1 de julio de 2016, 08:54

¡Tantas novedades y tan poco tiempo para comentarlas! Desde luego, la actualidad española está que arde. Entre el show político tras las elecciones y, ahora, el espectáculo televisivo, no hay día en el podamos conciliar el sueño con tranquilidad. En cosa de pocas horas, nos hemos enterado de que Mercedes Milá abandona el barco de 'Gran Hermano' y que Mariló Montero hace lo propio con 'La Mañana'. Parraque máximo. Siempre tuvimos claro que Televisión Española se le había quedado pequeña a Mariló, pero lo de Mercedes sí nos ha pillado con el pie cambiado. ¿Qué vamos a hacer sin sus locuras al frente del reality más longevo de nuestra historia? Pues, asumámoslo, continuaremos viviendo. Los tiempos pasan, los ciclos se cierran. Jorge Javier llevará el programa con la misma soltura y la audiencia continuará brillando -espero no comerme mis palabras-. Esto no va a ser como lo de Pepe Navarro...

Pero, pese al no parar de noticias, no pensaba dedicarle la entrada de hoy a ninguna de estas dos grandes damas de la televisión. Y eso que he estado tentadísimo -ay, Mariló, ¡qué ganas tengo de escribirte!-. Hay momento en los que uno debe dejar la pasión a un lado y centrarse en lo que de verdad interesa. Esta semana, como todo el mundo sabe, se celebra el Orgullo LGTB. Un momento para la reivindicación, para la visibilidad, para exigir igualdad legal y, sobre todo, real. Una fecha que consigue colarse en todos los medios pero que, a la hora de bajar a la calle, sigue siendo una excepción. Cada día se producen agresiones homófobas en la calle, cada día algún representante político arremete contra el colectivo, cada día la discriminación llama a la puerta, cada día hacemos de ésta una sociedad algo peor.

Hemos llegado a 2016, ese año que prometía ser ya el futuro, con los mismos prejuicios y la misma estrechez de miras de hace décadas, muchas, demasiadas. Vemos como, tras la masacre de Orlando, corre por internet un hashtag que justifica la muerte de personas homosexuales. Vemos como algunos líderes religiosos siguen con su cruzada contra los derechos de los miembros del colectivo LGTB. Vemos como los políticos no se arremangan para poner fin a situaciones que duran ya demasiado tiempo. Y lo peor de todo, muchos nos indignamos en twitter pero luego no hacemos nada más para cambiar. Pensamos que serán otros los que saldrán a luchar, los que se manifestarán por nuestros derechos, y claro, así nos va. ¡Qué bien les venimos tranquilitos y acomodados!

La televisión tiene aquí un papel clave. No hay un altavoz mejor, ni un medio más eficaz. Los mensajes que se lanzan desde los programas calan en la sociedad. Lo que la gente ve en la pantalla acaba siendo lo que considera que es habitual. Y, claro, ahí es donde debemos incidir. La visibilidad LGTB que ejercen rostros como Jorge Javier, Jesús Vázquez o Nando Escribano es esencial para el avance de la sociedad. También la de Sandra Barneda, aunque en un principio le costara más darse cuenta. Necesitamos referentes donde mirarnos, ejemplos que les digan a los jóvenes -y no tan jóvenes- que buscan su camino que no pasa nada por ser gay, lesbiana, transexual o bisexual. Programas como 'Cámbiame', donde tanto Marta Torné como Pelayo, Cristina o Natalia no pierden ocasión para lanzar mensajes positivos y reclamar la igualdad de todos. En horario de máxima audiencia y con un público considerablemente joven. Como debe ser.

Es tarea de todos combatir la homofobia, como lo es luchar contra la violencia de género, el racismo o cualquier otro tipo de discriminación. Nos corresponde a todos arrimar el hombro y denunciar. ¡A ver si nos damos cuenta de una vez! Ese día, por fin, podremos construir una sociedad mejor. Dejar un mundo más justo a los que vendrán después.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...