El espectador

"Rosa, como no espabiles, acabarás perdiendo el tren. O peor, te lo terminará robando Chayo"

El hombre confuso
Rosa Benito y Chayo Mohedano

Más Sobre...

Televisión Sálvame Telecinco

6 de noviembre de 2015, 10:17

Pasen, pasen, no se queden en la puerta. Pónganse cómodos, siéntense, quítense los zapatos si les apetece -yo no lo veo demasiado bien, pero cada uno en su casa se viste y desviste cómo quiere- y sírvanse café mientras todavía esté caliente. Se preguntarán qué están haciendo aquí y con razón. No se me enfaden que todavía no hemos empezado. Les doy la bienvenida a 'El espectador', el nuevo blog confuso que se estrena hoy en Lecturas, su revista de cabecera y la mejor web donde encontrar todo lo que necesitan saber sobre celebrities y famosos. Ojo, que no lo digo yo, lo dice cualquiera con dos dedos de frente y una buena conexión wifi -luego se empeñan en llamarme pelota cuando lo mío es puro rigor científico-. En este pequeño espacio que espero mantener limpio y cuidado vamos a hablar de televisión, de los estrenos, de los programas que lo petan, de los que no les va tan bien, de presentadores, de invitados, de estrellas y, si se tercia, de Rosa Benito. ¿De Rosa Benito? Sí, de Rosa Benito. ¿O es que no me creen capaz?

La peluquera de Chipiona va a tener que quedarse pegada al televisor con la vuelta de Amador al plató del Deluxe. Ella, que ahora pasea con garbo por las plazas mayores de los pueblos más inhóspitos del país, rindiéndose ante la evidencia de que su ex va a ser el primero en cobrar el cheque. ¡Maldición! ¿Para qué le ha servido entonces dejarse caer por Canal Sur? ¿Para conocer en persona a Juan y Medio? Rosa sabe que la puerta de Sálvame estará abierta siempre que ella quiera, que su vuelta a Telecinco no la empaña ni Cristina Pedroche imitando a Sabrina con la teta fuera en 'Tu cara me suena' -bueno, igual eso sí, pero pocas cosas más-, el problema es que tanto hacerse la interesante va a terminar pasándole factura. Ahora, con la polémica de Kiko Matamoros en todo lo alto, no es buen momento para volver. Mañana pueda que aparezca otro novio de Belén Esteban y le chafe la negociación. Y pasado, Dios dirá. Rosa, como no espabiles, acabarás perdiendo el tren. O peor, te lo terminará robando Chayo. Y eso sí es un drama.

Creen las Mohedano Sisters que la televisión que denominan blanca y pura las va a acoger en sus brazos tras haberle dicho que no a Mediaset. Piensan que van a poder visitar a Bertín Osborne en su casa y cortarle unos taquitos de jamón mientras entonan, otra vez, una canción de la Jurado. Sueñan con una silla de colaboradoras en 'La mañana de Mariló'. Confían en recibir la invitación de Pablo Motos para pasar por 'El hormiguero'. Ay, qué atrevida es la ignorancia. ¿De qué creen que les preguntarán? ¿Del desafío secesionista de Marisa, la del chándal? La silla de las hormigas está reservada para artistas internacionales y aspirantes a presidentes del gobierno. Políticos de larga melena que no dudan en arrancarse a cantar y despertar la vergüenza ajena que todos tenemos dentro. ¿Cuántos nos arrodillamos para pedir que apareciese Justin Bieber y le arrancase la guitarra de las manos a Pablo Iglesias? Qué cruz nos ha tocado vivir con estos líderes dispuestos a cualquier cosa con tal de rascar unos votos...

post el hombre confuso

¿No creen que los que pierdan las elecciones deberían entrar en la casa de GH VIP 4? Ya que no van a hacer nada por el país, al menos que nos entretengan. Las quinielas están que arden. Kiko Matamoros, Makoke -la villana más enigmática que ha dado la televisión actual-, Lydia Lozano, Albano, Aless Gibaja -¡hola bebés!-, Maite de GH16, Fran Álvarez, María Lapiedra, Terelu, Carolina Sobe, Esperanza Aguirre... De acuerdo, esto nos lo hemos inventado, pero no nos digan que no sería un sueño hecho realidad. Por fin la lideresa del PP madrileño sometiéndose al juicio de la audiencia. 'Esperanza, al confesionario' y el público aplaudiendo desde el plató. Si llega ese momento prometo descubrirles que se esconde detrás del interrogante que preside este blog. Mientras tanto tendrán que seguir soñando. ¿Y si soy Màxim Huerta de incógnito? ¿O Jorge Javier Vázquez? Dos blogs al precio de uno. ¡Anda que no son listos en Lecturas!
Yo, como Mila Ximénez, prometo dejarme llevar por la pasión. Levantarme de la silla y lanzarme al suelo a hacer la croqueta. Por mucho que luego le dé reparo y acabe llorando por culpa de Makoke. ¿De verdad alguien puede sufrir tanto viendo a la mujer de Kiko Matamoroso? Makoke me intriga. Es capaz de sentarse en un plató lleno de pirañas y ni despeinarse. De vez en cuando se le enciende el chip y hace como que le importan las cosas. Eso sí, sin dejar de mirarse de reojo en la pantalla y atusarse el pelo. ¡Qué it-girl! Su problema es que, igual que la decoración de su casa, es tan aséptica que es imposible que nadie sienta empatía por ella. Aunque, claro, si te llamas Makoke puedes ponerte el mundo por montera y lidiar con treinta Milas Ximénez. ¿Dónde estaría de haberse quedado con su original María José?

No les entretengo más por el momento. Vuelvan el viernes que viene. Ay, qué nervios. Ahora sé lo que sintió María Patiño el primer día que se puso al frente del Deluxe. Ojalá nos vaya tan bien como a ella. ¡Ojalá!

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...