El espectador

"Rescato del olvido a diez excolaboradores de ‘Sálvame’ que tantas ¿alegrías? nos dieron"

excolaboradores de salvame

2 de diciembre de 2016, 09:40

Se ha ido Raquel Bollo. Un minuto de silencio. Se acabaron los bailes, las lágrimas y la defensa a ultranza a Isabel Pantoja -ahora eso le toca a su sobrina Anabel-. Se acabaron los 'Juan Grabiel', las Aguasantas y los enfrentamientos públicos con Chabelita. Se acabó la lucha con Carmen Gahona, las visitas de su hijo Manuel -¡qué guapo, por favor!- y los gloriosos monólogos que su verborrea innata nos han ido ofreciendo a lo largo de estos años. Puede que no fuese la colaboradora más divertida -no lo era, no-, ni tampoco la que traía más noticias, ni siquiera la que mejores polémicas ha protagonizado en plató, pero Raquel Bollo formaba parte de la esencia de 'Sálvame'. Era un personaje habitual y recurrente, un elemento clave en el programa, un nexo de unión con el universo Pantoja -incluso ahora que los Pantoja no quieren saber nada de ella-. Nunca pensé que escribiría esto, pero, sí, vamos a echar de menos a la Bollo.

El nivel de excolaboradores de 'Sálvame' ha llegado a tal punto que empieza a resultar difícil recordarlos a todos. ¿Quién no ha tenido su propia silla después de siete años? Periodistas veteranos, jóvenes promesas, reporteros, paparazzis, famosos, todos han querido postularse como miembro de pleno derecho del programa más comentado -y criticado- de la televisión. Pero, claro, subirse a esta maquinaria no es fácil. Hay que convencer al público, a los jefes, a la cúpula, a los compañeros, ¡a todos! Pobres míos. ¿No va siendo hora ya de organizar un 'Sálvame: El Reencuentro'? Hoy, como pequeño homenaje a la marcha de Raquel Bollo, he echado la vista atrás para rescatar del olvido a diez excolaboradores que tantas ¿alegrías? nos dieron durante su estancia. Diez nombres que también forman parte de nuestra historia de la televisión. Diez nombres tan imprescindibles como éstos:

Rosa Benito. Todavía tenemos la esperanza de encontrarnos con Rosa Benito cada vez que ponemos 'Sálvame'. La última etapa de la 'cuñadísima' en televisión fue un desastre -'GH VIP' incluido-, es verdad, pero Rosa nos ha dado tantísimos momentos que deberíamos habérselo perdonado todo. Quiso irse y volver demasiadas veces y el público se cansó. Ojalá vuelva dentro de un tiempo. Ojalá entre cantando 'algo se me fue contigo, madre'. Ojalá.

Víctor Sandoval. España entera se quedó pegada al culebrón de Víctor Sandoval y Nacho Polo. ¡La gente lo comentaba en bares y cafeterías! Todos tenían su opinión, su punto de vista. Claro, tan intenso fue todo aquello que tuvimos que darnos un descanso de Sandoval. Sabemos que volverá pronto. Siempre lo hace. Con un novio, un drama o un enfrentamiento, ¡da igual! La cuestión es corretear por el plató. Le echamos de menos. A veces.

Chiqui. Fue un símbolo de 'Sálvame'. Chiqui se deshizo de su pasado en 'Gran Hermano' para convertirse en reportera. Verle entrevistar a políticos de los que no sabía ni siquiera su nombre era un placer indescriptible. Lástima que todo se le vino encima y tuvo que marcharse. Deberían organizarle una sección a lo Lydia Lozano. Sería un bonito homenaje para 'El Reencuentro'.

Adriana Abenia. En un principio, no tuve yo muy claro el fichaje de Adriana Abenia para 'Sálvame'. Tenía en mente aquel 'Fresa ácida' que duró menos que nada y me había hecho una imagen que no se correspondía con la realidad. Cada vez que entraba en plató, todo se iluminaba. Adriana fue una joya que no supieron cuidar. Un ejemplo de lo que significa tener carisma televisivo y buen hacer profesional.

Jaime Peñafiel. Los 'putitronos' de 'Sálvame' son ya un clásico. Casi tanto como merendar en directo o perseguir a Karmele hasta el baño. La sección dedicada a la Casa Real sirvió para encajar a Jaime Peñafiel en el loco, loco universo del programa. Compartió sillón con Carmen Rigalt y Pilar Eyre -¿hace falta decir que deberían volver las dos al programa ya mismo?- y se prestó a las mil y una bromas de Jorge Javier. Pocos iconos tan populares como Peñafiel.

Jesús Mariñas. Uno de esos extraños casos que parece que van a ser la bomba pero, luego, no terminan de cuajar. Volver a ver a Mariñas, Karmele y Lydia sentados en el mismo plató era una imagen que nadie se quería perder. Lástima que el veterano periodista no acabó de hacerse su hueco en 'Sálvame'. Una maquinaria demasiado engrasada donde no es sencillo entrar.

Joana Morillas. Llegó a 'Sálvame' haciendo ballet y acabó ejerciendo de colaboradora en 'Cazamariposas'. Joana Morillas tuvo su momento de gloria y su silla más que ganada. Claro que también se generó un buen número de enemigos entre los habituales del formato. Ay, Joana, ¡qué atrevida eres! ¡Y qué dispuesta a todo!

Teresa Berengueras. Aterrizó en el programa narrando un duro momento por el que estaba pasando. Teresa Berengueras, 'Terebere' para los amigos, recibió entre lágrimas la noticia de su fichaje para 'Sálvame'. Le costó entrar en el juego, pero lo hizo. ¡Vaya si lo hizo! Ahora, imposible competir contra los colaboradores fundacionales. ¡Qué vuelva Terebere ya!

Luis Rollán. Si hacemos caso de la lógica, le toca a Chelo García-Cortés abandonar 'Sálvame'. Primero lo hizo Luis Rollán, ahora Raquel Bollo y ya solo nos queda una amiga -o examiga- de la Pantoja en plató. Rollán decidió irse voluntariamente del programa y fichó por otros formatos más tranquilos -también con menos audiencia-. No creemos que tenga intención de volver, la verdad. No después del revuelo de este verano...

Topacio Fresh. ¡Mi fichaje favorito de 'Sálvame'! Gracias a la tremenda popularidad del reality de Alaska y Mario, Topacio Fresh, galerista, artista, vedette e íntima de la pareja, se estrenó como colaboradora con su mate argentino en mano -la merienda que no falte-. El problema fue que Topacio no puede estar sentada en una silla esperando su turno mientras los demás se matan entre ellos. Topacio necesita un programa propio y lo necesita ya. ¡No podemos esperar! ¿Algún productor en la sala?

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...