El espectador

"¿No les gustaría echar la vista atrás y deleitarse con lo que nos ha traído la televisión este año?"

El hombre confuso
momentazos televisivos 2015

Más Sobre...

Televisión

25 de diciembre de 2015, 07:00

Sí, somos de los que no descansamos ni en Navidad. Algunos nos tacharán de pesados, de no tener una vida propia, de pasarnos los días -y las noches- delante del televisor, y la verdad es que tienen razón. Entenderán que cuando a uno se le deja un espacio en un sitio como Lecturas no está para desaprovecharlo. Pero no se preocupen que no les vamos a distraer demasiado. ¿Qué es lo propio de estas fechas además de ponerse morado de turrón? Pues los recopilatorios. Y a eso vamos. ¿No les gustaría echar la vista atrás y deleitarse con todo lo bueno que nos ha traído la televisión a lo largo de este año? Como la memoria es corta y el tiempo más, ya hemos trabajado por ustedes. Estos son los momentazos televisivos que hemos vivido en 2015. ¡Ma-dre!

1. Belén Esteban arrasa en 'GH VIP'. Sin duda, lo mejor que ha dejado el 2015 para la posteridad. Belén Esteban entraba en la casa de Guadalix de la Sierra para demostrar a toda España -bueno, o la que sintonice Mediaset- que lo suyo con la enfermedad estaba ya finiquitado. Pijama en ristre se convirtió en la reina del cotarro al poco. Se enfrentó con Olvido Hormigos -'tómate tú otra cosita, guapa'-, lanzó puñales contra Kiko Rivera, declaró a Ares su enemiga íntima, se alió con Ylenia, adelgazó unos cuantos kilos y acabó llevándose el maletín. Belén fue 'la bruja de España' durante unos meses pero ya está todo olvidado. Las conexiones con Andreíta pixelada y el grito de '¡Ay, mi Mígue!' forman parte de la historia.

2. Isabel Preysler se deja caer por 'El Hormiguero'. Como salida del hiperespacio, Isabel Preysler decidió sentarse en un plató de televisión después de muchos décadas y lo hizo en 'El Hormiguero'. Ya podía haber ido al 'Deluxe', ya. La reina de corazones aprovechó la promoción de sus cremas para presumir de tipazo, de juventud y de experiencia televisiva. Cambió el sitio de Pablo Motos para que las cámaras sacasen su lado bueno. Si eso no es ser la reina, ya no sabemos qué puede ser. Isabel ha conseguido mantenerse tanto tiempo en lo más alto de la crónica social gracias a sus pocas intervenciones y su dosis de misterio. Ojalá alguien le diese un programa propio. 'En casa de Isabel', con los bombones incluidos.

3. León come gamba. Pobre chico, todavía debe estar traumatizado. La última edición de 'MasterChef', el de adultos, prometía más de lo mismo. Una factura estupenda, unos concursantes carismáticos y una audiencia que va creciendo con el tiempo. Pero, claro, ¡quién iba a pensar que se convertiría en lo más recordado del año! Un iluso concursante se tomó literalmente lo de 'sacar al león que llevas dentro' y creó el ya mítico 'León come gamba'. Una patata cocida con ojos y una pobre gamba pelada. Arte. Si hubiese ocurrido hace cosa de una semana, los cuñados lo prepararían para la comida de Navidad. ¡De esa se han librado!

4. El Debate a cuatro. Sí, la política. La gran estrella del año. ¿Quién no va a tener que luchar por defender su parcela ideológica durante las fiestas navideñas? Un coñazo, tampoco lo vamos a negar. Rajoy quiso amenizarnos las reuniones colocando las elecciones a dos días de Nochebuena y todos lo estamos pagando. Maldito. Entre todas las citas televisivas una se llevó el gato al agua. Atresmedia planteaba el debate definitivo con tres candidatos a la presidencia y una que pasaba por allí a cubrir el expediente. España entera pegada a la televisión para ver qué tenían que ofrecer de cara a los próximos años. Ahora solo falta que decidan ponerse de acuerdo para gobernar. Que lo hagan por los ciudadanos. ¿Se imaginan una nueva campaña con los políticos bailando en ¡Qué tiempo tan feliz!'? No, por favor.

5. El 'cierre' de 'Sálvame'. Seguro que ya no se acuerdan, pero el año lo empezamos con el miedo en el cuerpo. A finales de 2014, 'Sálvame', el buque insignia de Mediaset, el programa que más ha revolucionado la televisión en los últimos años, pendía de un hilo. La exigencia de ajustar sus contenidos al horario protegido hizo que corriese el rumor del cierre del programa. El discurso de Jorge Javier alertando a la audiencia y empuñando las armas todavía nos pone los pelos de punta. Inmediatamente apreció aquello de naranja y limón -todavía no lo hemos entendido- para salvar el tipo y respiramos un poco tranquilo. ¿Se imaginan una vuelta de Navidad sin 'Sálvame'? De eso no nos hubiésemos recuperado.

6. Chabelita, el barro y 'Supervivientes'. Tan solo quedaba una del clan Pantoja en hacerse un hueco en la televisión y lo consiguió con 'Supervivientes'. Chabelita se convirtió en el reclamo que la cadena necesitaba para amortizar la última edición del reality y en el señuelo ideal para que Isabel Pantoja entrase por teléfono desde la cárcel para animar a su hija. Lo primero puede que sí, pero lo segundo no lo lograron. Jorge Javier estiró la conversación con Chabelita hasta límites insospechados para pillar en un renuncio a la tonadillera pero ni por esas. Para la posteridad quedará la boca de Isa llena de barro, la aparición de Dulce y el repaso que pegó a su familia desde el plató tras su expulsión.

7. Vuelve Rosa Benito. Acaba de ocurrir y ya es un hito histórico. Rosa regresaba a 'Sálvame' después de su expulsión de la cadena y a todos se nos ponían los vellos de punta. Nadie como la Benito para engatusar a la audiencia con sus entradas en plató -'¿pero qué es esta droga?', tuiteé yo mismo sin poder ni cerrar los párpados ante el discurso de la colaboradora-. Con la lección aprendida y sin ganas de dejarse amedrentar, Rosa puso a cada uno en su sitio y salió airosa de todo. Lástima que Mila se encontraba en pleno castigo y se perdió la entrevista. Y no contentos con eso, la Benito ya ha acuñado la frase de la próxima edición de 'GH VIP'. “Ésta es mi casa”, sentenció en directo durante la final de 'Gran Hermano'. Pelos como escarpias.

8. El 'Toñogate'. La adversidad es el motor de Belén Esteban. Hacía mucho que la princesa del pueblo no se sentaba en un 'Deluxe' y sacaba la artillería pesada. La traición de Toño fue el detonante para que la de San Blas derrochase ingenio, autenticidad y talento televisivo. Por fin, la Estaban volvía a ser la Esteban. Le auguramos un futuro un tanto negro al representante y muchos meses de escarnio en 'Sálvame', pero lo que de verdad deseamos es que se levante este secreto de sumario y Belén vuelva a sentarse para hacer público todo lo que ella dice que le debe. Ojalá un cara a cara. Ese, sin duda, sería el momentazo de 2016. ¡Ma-dre!

 

 

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...