El espectador

"Auguramos la victoria de Mila en 'Supervivientes' incluso antes de conocer el resto del elenco"

Mila Ximénez
Mila Ximénez

Más Sobre...

Supervivientes

18 de marzo de 2016, 09:02

Mila, no te vayas. ¿A qué vamos a dedicar el tiempo sin ti? ¿Quién va a levantarse de la mesa dando un golpe para poner las cosas en su sitio? ¿Quién va a plantarle cara a todos esos invitados que quieren pasarse de listos? ¿Quién va a contarnos las cosas que ocurrían en la Marbella dorada? ¿Quién se va a atrever a recorrer el plató haciendo la croqueta? ¿Quién nos va a cantar la sintonía de 'Sálvame'? ¿Quién va a dejar en jaque a los acólitos de los Pantoja? ¿Quién va a sacar de quicio a Makoke? ¿Quién va a entregarse en cuerpo y alma al entretenimiento televisivo? ¿Quién va a matarnos de la risa con sus imitaciones? ¿Quién le dará la réplica a los demás colaboradores? ¿Quién animará el programa cuando caiga en un bucle de aburrimiento? ¿Quién?

La noticia de la más que factible retirada -esperemos que temporal- de Mila Ximénez nos ha dejado un tanto huérfanos. Sí, somos egoístas, ¿qué pasa? Entendemos perfectamente que esté cansada, que no quiera llevarse a casa las tensiones que despiertan cuatro horas diarias de programa, que prefiera una vida más relajada, más cerca de los suyos y más lejos de 'los otros' -pongan ahí los nombres que consideren-. Pero no podemos remediar la pena. Mila lleva mucho tiempo formando parte de nuestra existencia. Hemos visto sus mejores momentos, también los peores. Hemos sufrido con ella, hemos querido decirle que parara un poco, nos hemos alegrado por sus triunfos y nos hemos emocionado cada vez que se ha sentado a contarnos su vida. Y, claro, ahora, notamos como el vacío se va abriendo a nuestros pies...

Mila es una estrella. Puede que una de las pocas que quedan actualmente en televisión. Fue la protagonista de una época de la crónica social que muchos -servidor entre ellos- miran con nostalgia. El instante en el que España creyó envolverse del Hollywood más glamuroso. Y puedo que lo hiciese. Aristócratas compartían noches con cantantes y figuras internacionales y allí estaba Mila. Revolviéndose contra todo. Renunció a la comodidad y creó su propio personaje. Escribió, entrevistó, puso en jaque a todo el que se plantó delante y bajó a los infiernos. Pero volvió. ¡Y de qué manera! La televisión la puso de nuevo en alto y, desde entonces, no ha parado. ¿Un peaje demasiado elevado? Puede que sí.

La estancia en la isla le va a venir muy bien. Y a nosotros. ¡Por fin alguien de verdad en un reality! Estamos aburridos de estrategas de medio pelo, de concursantes apáticos, de lamentos, de renuncias a la mínima, de todo lo que estamos viendo en este 'GH VIP'. Auguramos la victoria de Mila en 'Supervivientes' incluso antes de conocer el resto del elenco. Como le ocurrió a Rosa Benito o a Belén Esteban -puede que las comparaciones no le hagan mucha gracia-, tan solo tiene que dejarse llevar y vivir el concurso al máximo. Como si nadie la estuviese viendo desde su casa. Y conociendo a Mila, lo va a conseguir. Si es capaz de quemarse a lo bonzo en un plató, ¿qué no hará en una isla? ¡Qué ganas de que empiece!

Desde este modesto blog nos vamos a dejar la piel para que Mila gane. Así de claro. Aunque eso implique que tengamos que renunciar a su presencia diaria en 'Sálvame'. No todos los días uno tiene la suerte de compartir 'pisito' con una futura vencedora. Para alguien tan confuso como yo, lo de encontrarse entre primeras figuras como Mila, Jorge Javier o Màxim es todo un honor. Ay, Lecturas, ¡cuántas alegrías!

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...