Crónicas de una realidad pasmosa

Elsa Pataky y el estigma de la mamá sexy

Elsa Pataky
elsa pataky

Más Sobre...

Actrices famosas Madres famosas

9 de diciembre de 2015, 13:50

Elsa Pataky, bellísima y feliz esposa y madre, representa la idea misma de éxito en nuestra sociedad. Además tiene dinero y un marido igualmente atractivo. Pataky es un estereotipo (lejanísimo para la mayoría) de perfección. Hace campañas de publicidad, aparece en photocalls, vende reportajes con su idílica vida y se deja ver ejerciendo en las dos facetas en las que triunfa: como icono de la sexualidad y como madre perfectísima.

Hace poco ha protagonizado la campaña de Women Secret, donde canta, interpreta y se muestra sensual y apetecible sexualmente para anunciar ropa interior para mujeres normopeso, mujeres comprometidas, mujeres con celulitis, espeleólogas, minusválidas, fuertes, lectoras, vagas, listas, tontas, miopes, altas, bajas, inmigrantes o capricornio.

Hace unas horas mostraba en redes sociales el amor que profesa a su marido, el actor Chris Hemsworth . En una preciosa instantánea pre-navideña, escribía a la vista de todos: “Todo lo bueno de la vida es mejor contigo”. No dudo de que la vida junto a Chris sea la repera, ni que Elsa sea feliz. Pero de lo que sí tengo mis dudas es si la imagen que proyecta ella es sana con respecto a quienes la percibimos desde cuerpos normales, preocupaciones intelectuales o desde la soltería.

Relacionado con esta noticia

Porque Elsa Pataky es mucho más que una madre y esposa, más que una mujer deslumbrantemente guapa preocupada por su cuerpo y sus criaturas. Coincidí un curso con ella, cuando ambas estudiábamos periodismo, y era una alumna brillante. Estudiosa, con curiosidad, con medida ambición inocente, incisiva, sagaz. Estoy convencida de que sigue siendo así, y que es esto y no el estar buena (siempre lo ha estado, la verdad) ni tener un marido guapérrimo lo que le mantiene feliz. Me da rabia que no deje (o no le dejen) traslucir el talento que realmente tiene, y que va más allá de una dieta restrictiva, horas de ejercicio y posados perfectos. (¡Hasta hay una postura que lleva su nombre! Hacer “un Pataky” es fotografiarse con las posaderas mirando al objetivo de la cámara y buscando con la mirada la complicidad del posible espectador)

Elsa es toda una profesional de lo suyo. Porque “lo suyo”, no es el periodismo (pese a la buena madera que tenía para ello); ni tan siquiera la interpretación, donde la crítica no le ha amparado demasiado… Lo suyo es ofrecer una imagen plana y medida de lo que se espera del común de las mujeres. Una imagen de una extraña perfección, que oculta la verdadera valía, el talento, los intereses, el cerebro.

Cuando veo famosas ancladas en una estética sexual de veinteañera, proclamando su felicidad con su pareja o descendencia, pienso que son todo fachada, que es una gran mentira con la que pretenden estafarnos al resto para que nos sintamos gordas, desaprovechadas, estériles y feas. Y para que consumamos productos tratando de emular esa supuesta perfección. Pero en el caso de Pataky, sé que hay una mujer muy válida, que oculta su arrojo, su fuerza y su intelecto, supongo que porque eso no nos hace consumir. ¿Y saben qué? Que siento lástima. Por todas esas mujeres a las que se les pregunta si piensan tener hijos, o a las que se les dice que “ser madre es lo más bonito del mundo”. Lástima por todas las que hacen dieta, van al gimnasio, desean tener pareja o quieren ser ser sexys buscando la felicidad. Porque entonces hacer dieta, ir al gimnasio, tener pareja o querer ser sexy no será más que una fuente de frustración.

Si Elsa Pataky es perfecta, es porque tiene un cerebro envidiable, y aspirar a eso, queridos todos, da la más plena y absoluta felicidad. Estoy totalmente segura. ¿Para qué ser una madre sexy?

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...