cosas que aprender de los famosos

16 de noviembre de 2015, 16:03

Tenemos más motivos para ser felices que para no serlo. Lo que pasa es que vivimos en una cultura un tanto desquiciada, que promueve la insatisfacción constante y somete a crueles críticas absolutamente todo cuanto nos rodea.

Estamos habituados a criticar a propios y sobre todo a extraños; y eso tiene pinta de no ser demasiado saludable. Así que hoy les propongo hacer el ejercicio contrario: admirarnos y aprender de los rostros conocidos, incluso de quienes no nos gustan. Si somos mínimamente inteligentes, sabremos sacar provecho de las aptitudes de otros y además sin albergar malos rollos. Aquí va mi propuesta personal ¿Cuál sería la suya?

1-El tesón de Raquel Sánchez Silva

Acaba de ser madre, y de publicar libro. Da la impresión de que nunca descansa, porque la recordamos en numerosas facetas desde siempre. Cuando deja unas tareas, aprovecha el tiempo e incuba otras. Raquel siempre tiene algo entre manos y esa capacidad de no frenarse jamás, es maravillosa. Bravo por ella.

2- El marketing de Paula Etxebarria.

A mí me parece sosa y plana como personaje, pero reconozco su mérito a la hora de sintetizar los valores que se demandan comercialmente en una mujer. Ella ha sabido explotar cierto estereotipo de género para su propio beneficio con total maestría: resulta modosita, femenina y dócil. Y poco o nada importa su trabajo o sus opiniones. Ha sabido rentabilizar una imagen muy concreta y masivamente seguida por otras mujeres. Miles de empresas tratan de generar productos así y no les sale tan bien. Vender determinada imagen no es fácil.

3- La honestidad de Mila Ximenez.

Nos caiga bien o mal, Mila está dolida por su distanciamiento con Kiko Matamoros. Es evidente que lo está pasando mal, y eso no sucedería si no hubiera sentido afecto por su ya ex amigo. Y Mila, dura e inteligente, sin embargo es incapaz de disimular su malestar. Perfecto. Dejar aflorar los sentimientos, resulta muy terapéutico y deberíamos hacerlo a menudo.

4- La simpatía de Lolita.

Pese a conocer tan de cerca la fama, y enfrentarse a situaciones de incómoda tensión, Lolita ha sabido transmitir en todo momento una cercanía y un buen rollo evidente. Es fácil sentir empatía por ella. Es como si la conociéramos de siempre, y esta cualidad abre muchísimas puertas en la vida, así que deberíamos tomar nota todos de ella.

5- La poca vergüenza de Miley Cyrus.

Nunca está de más el amor propio, el sentirnos bien aunque a ojos de los demás seamos unas locas, unas fistras o unas colgadas. Parece que a Miley le importa un bledo lo que piensen de ella. Y eso, de verdad lo creo, es una cosa muy sana.

6-La suerte de Bertín Osborne.

Todo le va bien al popular cantante. Tiene una familia unida y maravillosa y está triunfando con su programa de tve. Pero la suerte tiene una parte de azar y otra muy importante de trabajo: hay que atraerla, y para eso, invertir en distintos caminos, tal y como ha hecho Osborne: Una línea de productos alimenticios http://www.bertinosborneseleccion.es (al estilo de Paul Newman), su carrera como cantante, como showman y como presentador… además de cultivar sus aficiones personales. Es la imagen viviente de que a la suerte hay que tentarla para que llegu

7- La capacidad de sobreponerse de Shaila Dúrcal.

Es una mujer talentosa y rodeada de amor. Pero siendo todavía muy joven, perdió a su madre, una mujer inspiradora e increíble. Sus dos hermanos, Carmen y Antonio demandaron a Junior, su padre por temas relacionados con la herencia. Shaila, sensible y contenida, se mantuvo relativamente al margen de estas disputas. Después falleció su padre, cuando la familia parecía nuevamente unida. Parecía que nada afectaba a Shaila, que triunfaba en latinoamérica y Estados Unidos. Hasta que la pequeña de la saga adelgazó dramáticamente. Ella e incluso su marido y representante Dorio (no puedo evitar fascinarme con el nombre de este señor) negaban problema alguno. Pero finalmente se destapó la verdad: padecía anorexia. Solo quienes tienen un caso cercano saben el infierno que supone esta enfermedad tan incomprendida. El hecho de admitirla es ya un paso gigante, y Shaila seguro que lucha día a día contra unos dolorosos demonios que difícilmente desaparecen para siempre cuando se trata de un trastorno alimenticio (psicológico) de estas características. Últimamente se la ha visto sonriendo y expresiva, llena de luz y alegría. ¡Qué bellas son las mujeres luchadoras!

8- La seducción de Mariló Montero

Puede que no sea un icono intelectual, pero precisamente por ello se ha convertido en un personaje atrayente. Sus meteduras de pata atraen por la inocencia y el humor que producen. La seducción no solo puede ser sexual (aunque de esta, también anda sobrada la presentadora). Tener carisma es algo que todos deberíamos trabajar (y más si somos capaces de arrancar una sonrisa a los demás).

9- La rebeldía de Bimba Bosé

Bimba ha hecho siempre lo que ha querido. Y sin embargo nunca ha desafiado la lógica o la ética. De hecho su grandeza está en normalizar cosas que a otros tal vez sorprenden. Su estilo, su forma de actuar y su coherencia son admirables.

10- La belleza del actor Jesús Castro

Vale, no es un valor del que podamos aprender o que tenga un mérito especial, pero sí puede resultar inspirador ver un rato al protagonista de “El Niño”, ser un pelín superficial, e inspirarse para empezar a cambiar las cosas y trabajar una vida más feliz ¿no creen?

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...