Publicidad


(28/10/13)

Se refugia en el cariño de Alejandra

Terelu, de compras con su hija

Terelu de compras

Terelu y Alejandra

Una semana después de anunciar en televisión su separación de Carlos Pombo, Terelu Campos intenta recomponer su vida rodeándose del cariño de su familia.

Su hija Alejandra, fruto su matrimonio con Alejandro Rubio, es, a sus trece años, el principal puntal de la presentadora para dar carpetazo al pasado, a los más de dos años de relación con Carlos, y encarar el futuro con alegría y optimismo. Una auténtica amiga, una madura adolescente que sabe estar al lado de su madre, igual que lo hizo cuando a Terelu le diagnosticaron el cáncer que, afortunadamente, ha superado.

Vestidas con ropa informal, Terelu con un vestido de punto negro y Alejandra con sudadera y shorts, las dos, junto con unas amigas, visitaron el pasado fin de semana un centro comercial en Madrid. Con la llegada del otoño, madre e hija se decidieron a comprar ropa para la nueva temporada y visitaron varias tiendas, de las que salieron cargadas con varias bolsas. Y, como buena madre consentidora, seguro que la presentadora acabó sucumbiendo a alguno de los caprichos de su hija que, cariñosa, le dio las gracias con un tierno beso cuando pasaban por caja.

Es una mujer fuerte, y seguro que no tardará en volver a sonreír. Superar su ruptura con Carlos Pombo es uno más de los retos que la presentadora se ha planteado, que días antes de anunciar su separación había confesado que quería dejar de fumar y perder algunos kilos, para lo que contaba con varios entrenadores personales. Conociéndola, lo logrará pronto. Como todo lo que se propone Terelu.


Más noticias de:

¿Te ha gustado el artículo? ¡Opina!

Kate moss

Las mejores copas para tomar apreciar la bebida

Una copa de champagne con forma del pecho de Kate Moss


Natalia Verbeke y Jaime Renedo

Jaime Renedo quiere contar los motivos de su ruptura

El ex novio de Natalia Verbeke se sienta hoy en un plató


Peter Vives

El fichaje de 'Velvet', en una acto con Eduardo Noriega y Kira Miró

Peter Vives: «Tenía mitificada a Paula»