La diseñadora le dejó un modelo para que esta acudiera a los Oscar

Vicky Martín Berrocal lo confirma: "Anna Allen me ha devuelto el vestido"

¿Y tú qué opinas?

vicky martín berrocal

9 de abril de 2015, 16:10

Anna Allen, aunque mintiera sobre lo de ir a los Oscar (y unas cuantas cosas más de su carrera), ha cumplido su palabra. A la diseñadora Vicky Martín Berrocal le prometió que, tras acudir a los premios más importantes de Hollywood, le devolvería el vestido que la sevillana le había creado ex profeso para ella. Y así ha sido. Ahora el famoso traje negro, con escote en V y cuerpo sirena descansa en la tienda de Vicky. “Estoy por ponerlo en el escaparate y poner: 'El vestido que nunca estuvo en los Oscar'. Seguro que triunfa”. Ya se lo toma a broma.

 

Martín Berrocal ha acudido como madrina a un evento en Madrid de la marca Zebralín y, aunque hasta ahora no había hablado sobre el tema ‘Allen’, ha querido ser sincera y dar su versión de lo que ocurrió. . “Recibí unos 20 correos electrónicos desde Los Angeles de la supuesta publicista contándome la historia de que iba a ir a los Oscar y que su mayor ilusión era llevar algo mío. En ese momento estaba muy liada con el décimo aniversario de mi marca y no lo pensé demasiado. Pero, una vez pasó el desfile, decidí hacérselo. Pensé, ¿por qué no?". Así comenzó a trabajar en un diseño especial para la actriz de ‘Cuéntame’, un modelo que Allen no llevó en la alfombra roja del teatro Dolby, sino que se puso para realizar el montaje fotográfico que después utilizó para dar fe de que había estado en la noche más importante del cine.

 

“Cuando vi el fotomontaje en el que emulaba su presencia en la gran gala, no daba crédito. Fue el primer día de mi carrera que no entendí nada. No reconocí mi propio traje. (…) No me gustó nada lo que vi". Según las palabras de Vicky, la foto le olió a chamusquina, y no fue a la única, gracias a ese ‘fake’ se desmontó la gran mentira de la actriz, que hacía pasar por suya la vida de otras actrices de Hollywood, algunas tan populares como Lupita Nyong’o.

 

Ahora, desde la lejanía, se toma lo ocurrido como una anécdota más, y con esa picardía y esa gracia tan suya, hasta se lo toma con humor. Si una le pone fantasía a su existencia, la otra opta por tomarse estas cosas con una sonrisa. Es, sin duda, la mejor opción de todas.