Repasamos los mejores momentos de Ana y Alberto

Velvet, un emotivo final que culmina una preciosa historia de amor

El equipo se ha despedido en directo de los espectadores nada más 'caer el telón' de fin

Miguel Ángel Silvestre Paula Echevarría
1 / 15

1 / 15

Captura de pantalla 2016-12-22 a la(s) 00.27.56. Ana y Alberto por fin se dan el 'sí quiero'

2 / 15

Amor desde niños. Amor desde niños

3 / 15

Después de tres capítulos Ana y Alberto no pueden más y dan rienda suelta a su pasión. Primera vez

4 / 15

Romantica pedida de mano con velas. Pedida de mano

5 / 15

Ana deja plantado a Alberto en el altar. Intento de boda

6 / 15

Reencuentro después de llevar mucho tiempo sin verse. Reencuentro

7 / 15

Amor clandestino en el Ritz. Amor clandestino

8 / 15

Ana recuerda sus momentos de pasión con Alberto. Recuerdos imborrables

9 / 15

Ana se entera de que Alberto a muerto en un accidente de avión. Una noticia terrible

10 / 15

Paapá nunca se fue. Papá nunca se fue

11 / 15

Captura de pantalla 2016-12-21 a la(s) 15.22.11. Mágico reencuentro

12 / 15

Captura de pantalla 2016-12-21 a la(s) 23.54.53. Un tercer intento

13 / 15

Captura de pantalla 2016-12-22 a la(s) 00.17.58. Loco de amor

14 / 15

Captura de pantalla 2016-12-22 a la(s) 00.37.33. No podía ser de otra forma

Más Sobre...

Velvet

22 de diciembre de 2016, 00:38

Lo consiguieron. Alberto Márquez y Ana Ribera ya son marido y mujer. El empresario y la modista reconvertida en diseñadora se han casado esta noche y lo han hecho a lo grande, con un capítulo final en el que los espectadores hemos disfrutado de quince minutos en directo, como si de una obra de teatro se tratara.

La chispa entre Alberto y Ana saltó en el capítulo uno, cuando ella, una dulce huérfana llegó a las glamurosas Galerías Velvet para vivir con su tío Emilio y aprender el oficio de costurera. Entre inocentes cruces de miradas y avioncitos de papel lanzados al aire, Alberto y Ana se convirtieron en inseparables compañeros de juegos y algo más, hasta que el padre de él lo mandó a estudiar a Londres para ver si se hacía realidad eso de que la distancia es el olvido. Con Alberto, la estrategia no surtió efecto.

El joven empresario regresó al cabo de unos años decidido a relanzar las galerías y unir su futuro al de Ana, a quien no tardó en pedirle la mano en una romántica velada. Pero Cupido es caprichoso y después de que el suicidio de su padre lo dejara en la ruina, Alberto se vio obligado a salvar el negocio comprometiéndose con Cristina Otegui, una heredera de risa fácil por quien llegamos a sentir simpatía hasta que descubrimos que podía competir con Maquiavelo en cuestión de intrigas y malas artes. Alberto Márquez convirtió a Cristina en su mujer mientras seguía pensando en Ana, en los románticos momentos vividos en esa terraza de las galerías que fue rincón secreto de la pareja, donde ambos hicieron planes de futuro, rieron y se amaron, y en la que Ana se refugió para llorar cuando creyó que su amor había muerto en un accidente aéreo y ya no podría conocer a su hijo.

La semana pasada Alberto volvió a la vida de Ana, y ambos se fundieron en un interminable beso bajo la lluvia. Hoy la pareja se ha dado el sí quiero y ya hay quien apunta la posibilidad de un posible spin-off de Velvet que tendría como protagonistas a Albertito, hijo de Alberto Márquez, y Cristinita, la hija que Otegui tuvo con un empleado de las galerías cuando trataba de mantener a Márquez a su lado. Todo se verá.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...